RECUPERAR EL ALMA [EN 2022].

«Claro que estamos atravesando tiempos difíciles. Nadie lo niega. Pero aquellos que sobrevivan, aquellos que atraviesen la oscuridad y salgan a la luz lo harán con un cuerpo y mente sanos, aquellos que tengan una conexión con Dios. Usted puede ser de los pocos que lo logren. Con un nuevo año en el horizonte, este es el momento perfecto para comenzar de nuevo.  Sé que puedes lograrlo» .
por Mike Stone
(henrymakow.com)
__________________________________________________________________________________________________
[Este artículo es de un autor norteamericano y habla acerca de su país y sus ciudadanos. Pero creo que es extrapolable a cualquier otro país y ciudadanos del entorno occidental y europeo. N. T.]
__________________________________________________________________________________________________
Se habla mucho en los llamados círculos conservadores sobre «recuperar el país» [los EE.UU.]. Ya sea tras las elecciones parciales al Congreso, con gritos de «¡Levántate el brazo!» o mi grito favorito personal: «¡Trump en 2024!».
Sin embargo tengo una mala noticia para cualquiera que piense en ese sentido: no se va a recuperar el país. América está muerta. Se fue. No puedes hacer nada. Lo único que puedes recuperar es tu vida.
Es fácil hablar de recuperar el país, porque la culpa de la caída de los Estados Unidos puede proyectarse convenientemente sobre otros: «¡Son los demócratas, son los socialistas, son los idiotas con mascarillas, los que se enamoraron del engaño del virus! Son ellos, no nosotros! «
Recuperar tu vida es todo lo contrario. Es asumir toda la responsabilidad por toda una vida de malas acciones y malas decisiones. Es reconocer tus propias deficiencias. Es sentir pena, remordimiento y contrición por todas las personas a las que lastimaste en tu pasado. Se trata de no culpar a nadie más que a ti mismo.

 


LOS COBARDOS NO NECESITAN APLICARSE
Recuperar tu vida requiere coraje. Se necesita inteligencia y determinación. Si quieres una medalla por tu «valentía», aquí la puedes encontrar.
Recuperar el alma no es para los aprensivos y esa es la razón principal por la que la mayoría de la gente nunca lo hará.
No encontrarás a ningún portador de mascarillas que te devuelva la vida. No encontrarás a los pesimistas haciéndolo. Es mucho más fácil para ellos acostarse como cobardes y decir que no se puede hacer nada, acurrucarse en posición fetal y gritar: «¡Todos vamos a morir! ¡No hay esperanza para nadie! ¡La humanidad está condenada! Boo-hoo». -¡oh! «
Podría argumentar que todo el engaño del virus está diseñado para que la gente NO tome el control de sus vidas; someterse, entregarse, convertirse en parte de la manada, depender de la autoridad para decirles qué pensar y cómo comportarse.
Recuperar tu vida es probablemente lo más subversivo que se puede hacer, y lo que más temen los traficantes de engaños.

LA CONEXIÓN MENTE / CUERPO / ESPIRITUAL
Recuperar tu vida es un proceso de tres partes. Consiste en recuperar tu salud, recuperar tu capacidad de pensar y recuperar tu espiritualidad.
Una de las razones por las que la mayoría de las personas no pueden pensar por sí mismas se debe a que sus cerebros y cuerpos están sobrecargados de sustancias químicas tóxicas.
Eso es lo que sucede cuando uno consume alimentos procesados ​​y respira aire contaminado.
El primer paso para recuperar tu vida es desintoxicar tu cuerpo de toda la basura, todos los químicos y sustancias nocivas que has ingerido. No es fácil y podría llevar años, quizás incluso toda la vida, pero tienes que empezar por algún lado.

 


vacuna-original-contra-gripe.jpg

 


El mismo proceso es necesario para tu mente. Necesitas desintoxicar tu cerebro de todas las tonterías que has escuchado y leído a lo largo de tu vida. Todos los malos consejos que te han dado, todos los compañeros pecaminosos que has escuchado y has permitido que te influyan. Es posible que debas eliminar a casi todos sus amigos de tu vida y comenzar de nuevo.

 


Además de desintoxicar tu mente, hay que alimentarla adecuadamente. La comida que le das a tu mente es tan importante como la comida que le das a tu cuerpo. Necesita buenos libros, música clásica, conversación estimulante y pensamientos positivos. La mayoría de las personas no se involucran en ninguna de esas cosas. Tú puedes ser la excepción.

 


Pasa tiempo en la naturaleza, con animales y niños pequeños. La sonrisa de un niño puede quitarle mucho estrés a tu espalda.
Toma caminatas largas. Usa el tiempo necesario para descansar, relajarte y escuchar lo que Dios te está diciendo. Ha estado hablando contigo todos estos años, quizás no has estado escuchando.
Mientras trabajas para recuperar tu salud e inteligencia, también debes recuperar tu espiritualidad. Para algunas personas, este es el paso más difícil de todos, y el principal obstáculo es el orgullo.

Créeme, es humillante descubrir que todas las historias bíblicas que te enseñaron en la escuela o en las catequesis de la 1ª Comunión son realmente ciertas, que todos esos viejos sacerdotes y monjas tenían razón después de todo.
Hace unos años hubo un programa de televisión llamado My Name is Earl. El personaje principal hizo una lista de todas las personas a las que había hecho daño en su vida y se dispuso a contactarlas y hacer las paces. Te sugiero que hagas lo mismo.
¿Recuerdas al viejo ateo de la historia de la trinchera [cuento muy popular en los EE.UU.]? Cuando las balas comienzan a volar, el ateo se convierte en un creyente muy rápido. No esperes a que las balas vuelen, reclama tu espiritualidad ahora, antes de que sea demasiado tarde.
Inicia un programa inmediato de lectura espiritual diaria.

RECUPERA TU VIDA HOY
Sé que para la mayoría de la gente todo esto es aterrador y difícil. Pero aquí hay una buena noticia: una vez que comienzas, una vez que das esos primeros pequeños pasos para recuperar tu vida, muchos de esos miedos simplemente se desvanecen. Desaparecen para no volver jamás.
Seguro que estamos pasando por tiempos difíciles. Nadie lo niega. Pero aquellos que sobrevivan, aquellos que atraviesen la oscuridad y entren en la luz serán aquellos que tengan un cuerpo y una mente sanos, aquellos que tengan una conexión con Dios.
Tú puedes ser de los pocos que lo logran.
Con un nuevo año en el horizonte, este es el momento perfecto para comenzar.
Yo sé que puedes hacerlo.