RAZONES PSICOLÓGICAS DEL PODER Y HECHIZO DEL COVID.

David Gosselin

brain circuits nlp brainwashing artificial intelligence
Traducido por el equipo de Sott.net

«Aunque esta ciencia será estudiada con diligencia, estará rígidamente confinada a la clase gobernante. No se permitirá que el pueblo sepa cómo se han generado sus convicciones. Cuando la técnica haya sido perfeccionada, todo gobierno que haya estado a cargo de la educación durante una generación podrá controlar a sus súbditos con seguridad sin necesidad de ejércitos o policías». Bertrand Russell, El impacto de la ciencia en la sociedad (1951).


Este artículo es para todos aquellos que se han sentido frustrados al intentar hablar con sus familiares, amigos, compañeros de trabajo o completos desconocidos sobre la narrativa oficial de la Covid-19 y la respuesta a la pandemia, sólo para encontrar que es casi imposible cualquier tipo de discusión racional.

Y también es para aquellos que han planteado su preocupación por la toma de poder totalitaria por parte de los gobiernos, sólo para encontrarse con una parte significativa de personas «hechizadas», con sus historias e identidades «reformuladas» para encajar en la narrativa.

Desde los sacrificios colectivos por el bien común ritualizados en forma de «llamadas de Zoom» entre individuos atomizados y familias separadas por «confinamientos», hasta los mensajes ingeniosamente vagos y constantemente cambiantes en torno a «detener la propagación» de un virus con una tasa de supervivencia del 99%, este artículo demostrará los intentos de «reformular» a la humanidad utilizando una nueva forma de hipnosis masiva. Demostrará cómo el pensamiento del sentido común ha llegado a ser visto como morbosamente excéntrico debido al hecho de que una parte significativa de la población ha sido reprogramada utilizando una serie de «conjuros» de mensajes públicos que inducen al trance. Por encima de todo, este artículo tratará de demostrar cómo los hechizos lanzados en los últimos dos años pueden finalmente romperse y los encantamientos ser revertidos.

A pesar de la abundancia de thrillers de «espías» de Hollywood y de las representaciones caricaturescas de las agencias de inteligencia angloamericanas como el MI6 y la CIA protegiendo a los ciudadanos, salvando al mundo o controlando a uno de sus propios elementos «rebeldes», la naturaleza y el alcance de las auténticas Psyops (Operaciones Psicológicas) de las agencias de inteligencia rara vez se exploran. Aunque abundan las teorías conspirativas, pueden ser ciertas o no. Por otra parte, las Psyops y lo que el exagente del KGB Yuri Bezmenov denominó «subversión ideológica» son muy reales, pero rara vez se discuten de manera adecuada.

Esto es especialmente cierto si tenemos en cuenta cómo se han utilizado los últimos «conocimientos sobre el comportamiento» de los campos de la psicología social y la ciencia del comportamiento en el mundo occidental durante los últimos dos años. Bajo los auspicios de la lucha contra un virus con una tasa de supervivencia del 99%, la población ha sido bombardeada con una agresiva combinación de «programación neurolingüística», «empujoncitos» y «conjuros» mediante comunicados públicos. Como seguiremos demostrando, todas estas técnicas, de una forma u otra, han sido diseñadas para dirigirse a lo que los ingenieros sociales llaman «motivaciones automáticas», es decir, a nuestras mentes inconscientes (o preconscientes).

Como comentamos en el artículo anterior, muchos han observado cómo una parte importante de la población parece estar bajo un «hechizo». Estos hechizos han convertido los intentos de discusión honesta y racional entre amigos, familiares y compañeros de trabajo en ejercicios inútiles. Nada de esto es casualidad.

Los comunicados públicos y los altos funcionarios del gobierno han estado utilizando los últimos conocimientos de «Programación neurolingüística» (PNL), expuestos por primera vez en un libro llamado La Estructura de la Magia de John Grinder y Richard Bandler, junto con la «Teoría del Empujoncito» para cambiar activamente los pensamientos y el comportamiento de las personas sin su conocimiento o consentimiento consciente. Como mostraremos, esta nueva era de guerra del trance e hipnosis masiva ha sido encabezada por los Cinco Ojos, comenzando en 2010 con el establecimiento del Equipo de Análisis del Comportamiento (Behavioural Insights Team) por parte de altas esferas de la élite política del Reino Unido.

Entran los Magos

Antes de sumergirnos en los libros de hechizos y en los medios para revertirlos, recapitulemos brevemente la historia de la PNL y el uso de lo que sus creadores consideran las cualidades «mágicas» del lenguaje, así como los orígenes de la «Teoría del Empujoncito» (desarrollada por primera vez por Cass Sunstein, de la Administración Obama, y el economista conductual Richard Thaler). Por un lado, las técnicas de la PNL se desarrollaron como un sistema formal para transformar el «metamodelo» del mundo de un paciente, es decir, sus mapas de la realidad formados lingüísticamente. Los profesionales de la PNL han destacado a menudo las cualidades mágicas del lenguaje, que en las manos adecuadas, dan la capacidad de transformar los mapas lingüísticos de las personas y «reencuadrar» su realidad. En los últimos tiempos, este trabajo se ha combinado con la «Teoría del Empujoncito», que utiliza los últimos conocimientos de vanguardia de la ciencia del comportamiento y la psicología social para dirigir directamente y de forma sutil las mentes inconscientes de las personas sin necesidad de sus «procesos reflexivos», es decir, la mente consciente.

UK report mindspace nlp mind control

© UK Institute for Government

El primer libro de hechizos que expone sistemáticamente estas ideas y su aplicación por parte de los gobiernos fue el documento MindSpace de 2010 del Instituto para el Gobierno del Reino Unido. El Instituto para el Gobierno del Reino Unido se describe a sí mismo como «el principal grupo de reflexión que trabaja para que el gobierno sea más eficaz». A raíz del documento MindSpace y de su nuevo enfoque sobre la modificación contundente y «rentable» del comportamiento, se creó el Equipo de Análisis del Comportamiento (Behavioural Insights Team o BIT) como nuevo nodo de guerra psicológica en los países de los Cinco Ojos, es decir, Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Gran Bretaña.

La idea del «empujón» fue expuesta por primera vez por Cass Sunstein y Richard Thaler en un libro de 2008 titulado Empujón: Mejorar las decisiones sobre salud, riqueza y felicidad (Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness). Cass Sunstein está considerado como uno de los juristas más citados de los últimos tiempos. Durante su etapa en la administración Obama, Sunstein estuvo en el centro de ofensiva contra las «teorías de la conspiración» y los «riesgos reales» que suponían para los gobiernos y sus «políticas antiterroristas».

En un documento de 2008 escrito por Cass Sunstein y Adrian Vermeule, los autores escriben:

«… la existencia de teorías conspirativas tanto nacionales como extranjeras, sugerimos que no es un asunto trivial, ya que plantea riesgos reales para las políticas antiterroristas del gobierno, cualesquiera que sean estas últimas».
A continuación, enumeraron varias medidas que los organismos gubernamentales podrían adoptar para contrarrestar la creciente amenaza de las teorías conspirativas

«El gobierno podría prohibir las teorías de la conspiración».

«El gobierno podría imponer algún tipo de impuesto, financiero o de otro tipo, a los que difundan esas teorías».

El gobierno podría participar en el discurso contrario, reuniendo argumentos para desacreditar las teorías de la conspiración».

«El gobierno podría contratar formalmente a partes privadas creíbles para que se dediquen a contrarrestar el discurso».

«El gobierno podría entablar una comunicación informal con dichas partes, animándolas a ayudar».

Por tanto, Sunstein y sus cohortes han sido responsables de enmarcar las teorías de la conspiración como amenazas existenciales para la democracia y la lucha contra el terrorismo, haciendo un uso muy cuidadoso de las prácticas del empujón y la PNL para crear poderosas disonancias cognitivas en las mentes de cualquiera que se dedique a pensar mal. Hoy en día, prácticamente todas las cuestiones importantes de política pública han sido «reformuladas» para empujar a la gente a tomar inconscientemente decisiones que transforman radicalmente no sólo sus vidas, sino la propia composición de la sociedad. Sunstein trabaja ahora en el Departamento de Seguridad Nacional de la administración Biden.

Tras el trabajo de Sunstein y Thaler sobre el empujoncito, estas ideas fueron recogidas y encabezadas por las altas esferas de la clase política británica. El Equipo de Análisis del Comportamiento (BIT), que elaboró el documento MindSpace y sus secuelas, fue creado cuando el partido conservador británico asumió el poder, con George Osborne al frente de las finanzas como nuevo ministro de Hacienda. En sus propias palabras, el BIT describe su historia en un informe de 2018 sobre el Gobierno del Comportamiento de la siguiente manera

El BIT se creó en el número 10 de Downing Street en 2010 como la primera institución gubernamental del mundo dedicada a la aplicación de las ciencias del comportamiento a la política.  Según el propio sitio web del BIT, es «propiedad conjunta de la Oficina del Gabinete del Reino Unido, la organización benéfica de innovación Nesta y empleados de BI». No es sorprendente que la Oficina del Gabinete del Reino Unido sea la misma institución que encargó MindSpace varios años antes.

En sus propias palabras, el BIT describe su red de científicos del comportamiento de la siguiente manera:

«Nuestro panel internacional de afiliados académicos líderes en el mundo incluye al profesor Richard Thaler, ganador del Premio Nobel de Economía de 2017, y a Theresa Marteau, directora de la Unidad de Investigación sobre Comportamiento y Salud de la Universidad de Cambridge. También tenemos una asociación formal con el Grupo de Análisis del Comportamiento (Behavioral Insights Group, BIG) de la Universidad de Harvard y estrechas relaciones con varias universidades, como Harvard, Oxford, Cambridge, UCL y la Universidad de Pensilvania[1]».

En una reunión de la Sociedad Fabiana en 2009, Ed Miliband, del Partido Laborista británico, hizo las siguientes observaciones sobre el «Empujoncito»:

«Recuerden algo llamado Empujoncito. Estuvo muy de moda en The Guardian durante unos meses antes de la crisis financiera. El Empujoncito se refería a no necesitar realmente al Estado para hacer grandes cosas. Sólo se necesitan algunos incentivos aquí y allá. La gente ya no habla mucho de Empujoncito[2]«.

En un artículo del 8 de abril de 2009, The Guardian hacía referencia a George Osborne, ministro de Hacienda, hablando de la importancia del «Empujón»:

«Osborne dijo que el pensamiento del Empujón era relevante para la crisis bancaria porque, a diferencia de los economistas convencionales, Thaler y Sunstein aceptan que la gente actúa de forma irracional y la reforma bancaria tiene que basarse en la aceptación de que los mercados también son irracionales».

Poco después de su creación, el BIT pasó a convertirse en la principal institución que da forma a los mensajes públicos en todo el mundo occidental, con oficinas convenientemente situadas en todos los países de los Cinco Ojos. Con esta breve historia, adentrémonos ahora en los «libros de hechizos» que utilizan los aprendices de brujo del siglo XXI.

La estructura de la magia

En conjunto, las técnicas de la PNL y el Empujoncito pueden considerarse, con razón, una nueva forma híbrida de «guerra del trance». Puede compararse con épocas anteriores de guerra psicológica, pero también puede verse como algo muy distinto en el sentido de que se ha alcanzado un nuevo grado de precisión científica en la última década.

Llegados a este punto, debemos afirmar que nada de esto es nuevo. Como observó el propio Bertrand Russell, descendiente de una de las líneas imperiales más antiguas de «sangre azul» hereditaria de Gran Bretaña, los trucos y técnicas de la psicología de masas han existido desde hace tiempo:

«Creo que el tema que tendrá más importancia política es la psicología de masas. La psicología de masas es, científicamente hablando, un estudio no muy avanzado, y hasta ahora sus profesores no han estado en las universidades: han sido publicistas, políticos y, sobre todo, dictadores. Este estudio es inmensamente útil para los hombres prácticos, ya sea que deseen enriquecerse o adquirir el gobierno. Por supuesto, como ciencia, se basa en la psicología individual, pero hasta ahora ha empleado métodos de aplicación que se basaban en una especie de sentido común intuitivo. Su importancia ha aumentado enormemente con el desarrollo de los métodos modernos de propaganda. De ellos, el más influyente es el que se llama ‘educación’. La religión desempeña un papel, aunque cada vez menor; la prensa, el cine y la radio desempeñan un papel cada vez mayor.
Bertrand Russell, El impacto de la ciencia en la sociedad (1951).

Lo que estamos viendo ahora es la culminación de un proceso de control psicológico de masas que dura un siglo. Esta nueva precisión explica la cualidad de hechizo que parece haber embelesado a tanta gente, a menudo incluso a ciudadanos muy educados o bienintencionados, incluidos médicos, profesores, agentes de la ley, etc. Sin embargo, las estructuras de estos «hechizos», más que ser mágicas, se deben a la precisión científica de las ciencias del comportamiento y la psicología social. A diferencia de las formas más tradicionales y anteriores de información y guerra psicológica, que utilizaban ciertas prácticas de manipulación de «grupos», mensajes subliminales, etc., el nuevo «modelo de contexto» elaborado en el MindSpace de la Oficina del Gabinete del Reino Unido adopta un enfoque diferente. En lugar de limitarse a dar a la gente información falsa o confusa per se, o de intentar influir en sus mentes y facultades conscientes, se trata de dirigir directamente sus mentes inconscientes utilizando el lenguaje «mágico» de la PNL, el «Empujoncito» inconsciente y los «conjuros» mediente comunicados públicos que inducen al trance. La base de estos conceptos y su aplicación se encuentran en el trabajo pionero de John Grinder y Richard Bandler, que formularon en La estructura de la magia I y II. Incluso entre los capítulos de La Estructura de la Magia I, se pueden encontrar títulos como «Convertirse en aprendiz de brujo «y «El encantamiento final».

En resumen, la investigación inicial de Grinder y Bandler puede resumirse de la siguiente manera. Los pioneros de la Programación Neurolingüística (PNL) habían observado los resultados aparentemente mágicos de terapeutas muy eficaces y poderosos como Virginia Satir, Fritz Perls y otros. Estos terapeutas tenían una capacidad tan poderosa para efectuar cambios fundamentales en las identidades y comportamientos de sus pacientes que Bandler y Grinder trataron de modelar cómo sus enfoques intuitivos les permitían efectuar transformaciones tan profundas y «mágicas». La PNL se convirtió en una versión formalizada y sofisticada de los muchos conocimientos intuitivos practicados por estos «aprendices de brujo» terapéuticos.

40 años después, con la incorporación de la «Teoría del Empujón», hemos entrado en la era de la «guerra del trance». En términos más sencillos, podemos observar que la gente experimenta el trance de diversas maneras a lo largo de la vida cotidiana, desde conducir un coche, caminar, hacer ejercicio, todas estas actividades implican «procesos automáticos», que no tienen que ser dirigidos conscientemente. En la guerra del trance, los ingenieros sociales tienen la capacidad de desencadenar y dirigir directamente los diversos procesos automáticos que se dan en los estados de trance sin el conocimiento o el consentimiento consciente de las personas. Estas técnicas implican el uso de técnicas de «encuadre» de la PNL, apuntando a los «valores predeterminados» naturales en el proceso de toma de decisiones del ser humano, utilizando «pistas», «cebados», aprovechando la autoridad y los muchos «atajos» que toma la mente cuando se enfrenta a diversas opciones. El propósito de este artículo es permitir que la gente ponga un nombre a todas estas técnicas que inducen al trance y nombrar los «marcos» utilizados por los comunicados públicos mediante los cuales incluso los profanos pueden llegar a ser capaces de romper los hechizos y revertir los conjuros, casi tan mágicamente como fueron lanzados inicialmente.

Abriendo los libros de hechizos

En las manos adecuadas, el lenguaje puede tener un poder mágico. Quienes tienen una gran capacidad intuitiva para saber qué decir, en el momento justo, pueden tener un inmenso poder sobre los demás, especialmente cuando éstos no son conscientes del tipo de «hechizo» que se está lanzando. Utilizando diferentes tipos de lenguaje, las personas pueden enmarcar sus historias, sus vidas y los problemas a los que se enfrentan de formas muy diferentes. Por tanto, un lenguaje cuidadosamente seleccionado tiene la capacidad de dar forma a nuestras apreciaciones conscientes e inconscientes de la realidad de las maneras más profundas.

En este sentido, los profesionales de la PNL identifican nuestra principal interfaz con la realidad como nuestros mapas lingüísticos. Estos mapas se formalizan (aunque sea mal o bien) a lo largo de la infancia y la edad adulta. Utilizamos estos mapas independientemente de que seamos capaces de describirlos conscientemente. Desde un punto de vista positivo, la PNL nos permite investigar cómo se forman o malforman estos mapas, cómo describimos las situaciones, los acontecimientos, nuestros sentimientos, y cómo todas estas cosas pueden ser distorsionadas, generalizadas o eliminadas, dependiendo de las formaciones iniciales de los mapas. En términos sencillos, los profesionales de la PNL identifican tres formas principales en las que nuestros mapas lingüísticos se «malforman»: supresiones, distorsiones y generalizaciones. Una sola supresión o generalización de una experiencia puede alterar fundamentalmente nuestros mapas de la realidad para todos los tiempos futuros; estos mapas transformarán entonces la forma en que respondemos y actuamos en el mundo real en cualquier momento.

Tal vez hayamos generalizado ciertas experiencias de la primera infancia y sigamos conservando un tipo particular de lenguaje y prejuicios, que utilizamos indiscriminadamente, independientemente de que las nuevas experiencias coincidan realmente. En cualquier caso, estos mapas refuerzan ciertos prejuicios. Puede que hayamos borrado información crucial de nuestras descripciones de experiencias pasadas, lo que imposibilita nuevas respuestas más matizadas y adaptativas a futuras experiencias similares. Es posible que sigamos distorsionando nuestra aprehensión de la realidad, y en consecuencia nuestros sentimientos y pensamientos, hasta que volvamos a revisar estos mapas e identifiquemos las partes empobrecidas.

Hoy en día, redefinir los mapas lingüísticos de la población mediante «conjuros» de mensajes públicos se ha convertido en la «nueva normalidad». Desde «reimaginar la policía» hasta «dos semanas para aplanar la curva» y «proteger a los seres queridos» de un virus con una tasa de supervivencia del 99%, estos conjuros han sido amplificados por los medios de comunicación de masas las 24 horas del día, y luego reforzados por una serie de señales, anclajes y otros empujoncitos.

Como se mencionó, el primer libro de hechizos fue el documento MindSpace del Instituto de Gobierno del Reino Unido de 2010, que examinamos en «MindsSpace, Psyops y Guerra Cognitiva: Ganando la batalla por la mente«. Desde entonces, ha habido dos secuelas: EAST (2012) y Gobierno del Comportamiento (2018). Estos manuales, quizás más que cualquier otra cosa, dejan en claro las «estructuras de la magia» que subyacen en los comunicados públicos. Sin estas técnicas, las transformaciones radicales que han tenido lugar en todo el mundo occidental probablemente nunca habrían sido posibles. Ahora que los científicos del comportamiento y los ingenieros sociales hablan de ir «más allá del empujoncito» para dar forma a las respuestas a la crisis financiera, al medio ambiente, a la sanidad, a la educación y a la legislación, es hora de que los ciudadanos entiendan exactamente cómo estos «Empujadores» y los magos de la PNL no sólo están elaborando los hechizos actuales, sino también los futuros.

Como ya indicamos en el artículo anterior, el documento de MindSpace de 2010 presentaba un gráfico que detallaba las diversas características de las dos partes fundamentalmente diferentes de la mente humana:

different types of thought processes thinking fast thingking slow
Como explicaba el documento, enmarcar las cuestiones políticas y la realidad desde el
punto de vista de las «motivaciones automáticas», en lugar del enfoque «tradicional» de proporcionar a las personas información y permitirles tomar decisiones conscientes, representaba una nueva capacidad de vanguardia para modificar fundamentalmente el comportamiento humano

«A grandes rasgos, hay dos formas de pensar en el cambio del comportamiento. La primera se basa en influir en lo que la gente piensa conscientemente. Podríamos llamarlo el modelo «racional» o «cognitivo». La mayoría de las intervenciones tradicionales en materia de políticas públicas siguen este camino, y es el modelo estándar en economía. Se parte de la base de que los ciudadanos y los consumidores analizarán las diversas informaciones de los políticos, los gobiernos y los mercados, los numerosos incentivos que se nos ofrecen y actuarán de forma que reflejen sus mejores intereses (como quiera que definan sus mejores intereses o, de forma más paternalista, como los definan los responsables políticos).

El modelo opuesto de cambio del comportamiento se centra en los procesos más automáticos de juicio e influencia, lo que Robert Cialdini denomina procesos mentales «clic, zumbido». Esto desplaza el foco de atención de los hechos y la información hacia la alteración del contexto en el que las personas actúan. Podríamos llamarlo el modelo de «contexto» del cambio del comportamiento. El modelo de contexto reconoce que las personas son a veces aparentemente irracionales e incoherentes en sus elecciones, a menudo porque están influidas por factores del entorno. Por ello, se centra más en «cambiar el comportamiento sin cambiar la mente». Esta vía ha recibido bastante menos atención por parte de los investigadores y los responsables políticos».MindSpace, página 14.

Comprender la distinción fundamental entre los medios tradicionales de comunicación pública y el «modelo de contexto» resulta crucial para entender cómo se pueden neutralizar eficazmente estas nuevas formas de propaganda, «guerra del trance» e hipnosis masiva. MindSpace incluso destaca específicamente lo que considera el fracaso de los intentos anteriores de los gobiernos de hacer política bajo el supuesto de que se podía confiar en que la gente tomaría las decisiones «racionales» correctas

«Herramientas como los incentivos y la información pretenden cambiar el comportamiento ‘cambiando las mentes’. Si proporcionamos palos y zanahorias junto con información precisa la gente sopesará los costes y beneficios revisados de sus acciones y responderá en consecuencia. Desgraciadamente, la evidencia sugiere que la gente no siempre responde de esta manera ‘perfectamente racional’.

En cambio, los enfoques basados en el ‘cambio de contexto’ (el entorno en el que tomamos decisiones y respondemos a las señales) tienen el potencial de provocar cambios significativos en el comportamiento a un coste relativamente bajo».Los autores de MindSpace presentaron entonces nueve poderosas influencias en nuestros procesos automáticos, es decir, en la mente inconsciente, en forma de mnemotecnia MINDSPACE:

Pic 2

El propósito de MindSpace era enseñar a los responsables políticos de alto nivel a elaborar mensajes que pudieran aprovechar todo el poder de «empujar» las «motivaciones automáticas» de la gente, para dirigir a la población en la dirección política deseada sin requerir el conocimiento y el consentimiento conscientes. Desde «dos semanas para aplanar la curva» hasta «los beneficios son mayores que los riesgos», los mensajes públicos en general han sido incrustados con «empujones» que mueven la mente inconsciente en la dirección deseada.

Por ejemplo, la mayoría de los medios de comunicación dominantes han enmarcado los titulares utilizando frases como «según la investigación» y «los científicos dicen». Sin embargo, a pesar de llevar un velo científico, no se trata de afirmaciones científicas, sino de apelaciones al pensamiento de grupo; las afirmaciones están diseñadas para aprovechar nuestra percepción de autoridad y hacer que nuestra mente tome un «atajo» mental. La investigación sobre este trabajo fue realizada por Michael Cialdini, el autor de Influencia. Cialdini explicó cómo la percepción de la autoridad puede ser una poderosa influencia en el comportamiento porque la autoridad suele percibirse como un atajo mental para las personas.

Por ejemplo, vamos al médico y seguimos sus consejos porque ha estudiado medicina y ha recibido muchos años de instrucción formal. Por eso, según la investigación de Cialdini, hacer que los fisioterapeutas coloquen todos sus títulos, premios y diplomas en las paredes de su consulta aumentó en un 30% el cumplimiento de los regímenes de ejercicio recomendados a los pacientes. Así pues, aprovechar la apariencia de autoridad a ojos de la población se convierte en un factor clave para «empujarlos» a tomar un «atajo» mental cuando se enfrentan a problemas complejos y multifacéticos. Podemos verlo con el repentino aumento del uso de frases simplistas como «según los expertos», «los científicos dicen», «la investigación dice», para aumentar la autoridad percibida de una fuente o «mensajero», sin hablar en absoluto de la verdad o la validez de los hallazgos.

Las recomendaciones de un médico o científico son un «atajo». Sin embargo, cualquiera que haya escuchado alguna vez a varios médicos diferentes diagnosticando un problema de salud o recomendando varios tratamientos, probablemente encontrará que las opiniones individuales de los médicos pueden variar mucho, especialmente cuando se trata de tratamientos nuevos y experimentales.

Sin embargo, la mente inconsciente toma muchos «atajos» y tiene muchos «defectos». La segunda influencia de la lista de comprobación de MindSpace son los «incentivos». La lista de comprobación describe los incentivos de la siguiente manera: «nuestras respuestas a los incentivos están moldeadas por atajos mentales predecibles, como evitar fuertemente las pérdidas».

En la página 20 de MindSpace, los autores describen esta poderosa influencia del comportamiento («las pérdidas son mayores que las ganancias») de la siguiente manera

«Nos disgustan más las pérdidas que las ganancias de una cantidad equivalente. La mayoría de los planes de incentivos actuales ofrecen recompensas a los participantes, pero una revisión reciente de los ensayos de tratamientos para la obesidad que incluyen el uso de incentivos financieros no encontró ningún efecto significativo en la pérdida o el mantenimiento del peso a largo plazo. Una alternativa puede ser enmarcar los incentivos como un cargo que se impondrá si la gente no hace algo. Un estudio reciente sobre la pérdida de peso pedía a algunos participantes que depositaran dinero en una cuenta, que se les devolvía (con un suplemento) si cumplían los objetivos de pérdida de peso. Al cabo de siete meses, este grupo mostró una pérdida de peso significativa en comparación con su peso inicial. El peso de los participantes del grupo de control no cambió. El miedo a perder dinero puede haber creado un fuerte incentivo para perder peso. Por lo tanto, los responsables políticos podrían hacer hincapié en el dinero que la gente perderá por no emprender una acción, en lugar de la cantidad que podrían ahorrar».
Avancemos rápidamente hasta el informe Behavioural Government de 2018 del Equipo de Análisis del Comportamiento. En él se describe el uso de técnicas de «encuadre» de la PNL en relación con el encuadre de las decisiones políticas en términos de muertes, en lugar de vidas salvadas, y el profundo impacto que puede tener en los responsables de la toma de decisiones
«Los efectos del encuadre se refieren a la forma en que la presentación de un tema, y no su contenido sustantivo, puede determinar si se nota y cómo se interpreta. Por ejemplo, la figura siguiente muestra que los políticos y los funcionarios eran más propensos a elegir una opción política arriesgada cuando se presentaba en términos de cuántas muertes podría evitar (en lugar de cuántas vidas podría salvar)».
mindspace nudge behaviour nlp politics

Desgraciadamente, a pesar de que el virus tiene una tasa de supervivencia del 99%, el principal marco de referencia que se da tanto a los funcionarios elegidos como a los ciudadanos es que podrían perder a alguien a quien quieren y que podrían contagiar el virus a sus propios «seres queridos», con el consiguiente resultado de muerte. La «modelización» informática de las muertes previstas elaborada por el Imperial College de Londres creó un escenario catastrófico centrado en el número de muertes, no muy diferente de la modelización catastrófica del clima elaborada por otra universidad del Reino Unido.

Como informó Brian Gerrish, de UK Column, se identificaron dos equipos que lideran la respuesta a la Covid-19 en Gran Bretaña

«El primero es el equipo del Imperial College dirigido por Neil Ferguson, que afirma ser capaz de utilizar sus modelos informáticos para predecir la propagación y el impacto de la enfermedad. El segundo es el ejército de «científicos» del comportamiento que nos han estado «empujando» en cada oportunidad para que tomemos decisiones que favorezcan las opciones preferidas establecidas por los responsables políticos globales.En el artículo anterior, vimos «cuatro mensajes que pueden aumentar la aceptación de las vacunas Covid-19«. Estos mensajes se diseñaron para aprovechar la poderosa influencia de los «defectos» naturales en el proceso humano de la toma de decisiones. No es de extrañar que el mensaje más eficaz para aumentar la aceptación de las vacunas fuera «proteger a los seres queridos»:

covid mind control nudging BIT psychology© Behavioural Insights Team

Un ejemplo de «empuje» conductual

Tras estudiar los hallazgos de MindSpace sobre las «motivaciones automáticas», el mensaje mejor valorado no es ninguna sorpresa: si alguien se enfrenta a la opción de «proteger a sus seres queridos» de una amenaza existencial, ya sea real o percibida, la decisión es automática. Desde el punto de vista de los «incumplimientos» (las pérdidas son mayores que las ganancias), la mayoría de los seres humanos con empatía no querrán arriesgarse a perder a sus seres queridos, una pérdida importante, en aras de (digamos) asistir a alguna función social, una ganancia menor. Es más, estarán dispuestos a hacer grandes sacrificios para evitar pérdidas aún mayores, ya sean potencialmente reales o percibidas.

Otro ejemplo especialmente nefasto y despiadado de estas técnicas de «encuadre» coercitivo sería el de un discurso pronunciado por el actual primer ministro canadiense, Justin Trudeau, durante una reciente parada de campaña para las elecciones federales canadienses de 2021. Refiriéndose a los «antibakunas» fuera del acto de campaña, Trudeau hizo las siguientes observaciones

«Están poniendo en riesgo a sus propios hijos y también a los nuestros». Haciendo hincapié en la naturaleza de los compromisos asumidos por la población, Trudeau añadió: «Los canadienses hicieron increíbles sacrificios durante el último año y medio».

Estas afirmaciones, aparentemente sencillas, enmarcan la realidad en términos muy concretos. Apuntan a las «motivaciones automáticas» naturales que se encuentran en todos los seres humanos sanos de una manera muy precisa, a saber, el deseo de proteger a la propia descendencia. La narrativa sugiere que existen dos grupos fundamentalmente opuestos (definidos arbitrariamente como los vacunados y los no vacunados) y sugiere que un grupo está amenazando realmente a los hijos del otro. Este es quizás uno de los comentarios más agresivos, incendiarios y divisivos que cualquier funcionario del gobierno podría hacer, porque apunta directamente a uno de los instintos más primarios de los seres humanos: el deseo de proteger a la propia descendencia. Sin embargo, todas las pruebas científicas demuestran absolutamente el escaso riesgo que corren los niños, ya que la probabilidad de morir por Covid-19 entre los menores de 18 años es inferior al 1%. A pesar de estos hechos, la narrativa enmarca la amenaza de peligro contra los niños del grupo interno como una amenaza existencial del grupo externo, es decir, «los no bakunados».

Además, con respecto a «dos semanas para aplanar la curva», podemos observar el uso de las «líneas de tiempo» de la PNL. Los profesionales de la PNL podrían dar el ejemplo de que el tiempo sirve como un poderoso marco de referencia para moldear la motivación y el estado mental de una persona. Si se le dice a alguien que tiene una hora para escribir un ensayo frente a dos semanas para escribir el mismo ensayo, la respuesta emocional y el estado mental serán notablemente diferentes. En este sentido, prácticamente nadie habría aceptado dos meses o dos años para aplanar la curva, pero «dos semanas» era un compromiso inicial al que la mayoría de las personas razonables y con buenas intenciones estaban dispuestas a comprometerse. En términos de PNL, la respuesta emocional a los confinamientos y los «plazos» para aplanar la curva fueron entonces simplemente «calibrados», con nuevas «líneas de tiempo» utilizadas para replantear futuros escenarios y respuestas.

Aunque algunas de estas técnicas pueden considerarse intuitivas, y definitivamente no son nuevas, considere el uso de «líneas de tiempo» para moldear el comportamiento de forma más general. Mientras que las advertencias de escenarios de catástrofe climática con inundaciones e incendios bíblicos han existido durante un tiempo, los medios de comunicación y los «expertos» en clima relacionados han dado recientemente a la humanidad «12 años«. Doce años se convirtieron de repente en el número que define los plazos para crear respuestas climáticas globales legalmente vinculantes dictadas por instituciones supranacionales.

Nos dan un plazo de 12 años antes de que sea demasiado tarde para evitar inundaciones, incendios y tornados bíblicos. Pero, ¿se trata de «la ciencia» o de una «línea de tiempo» de PNL destinada a empujar a la gente en una dirección determinada sin ninguna ciencia o alternativa real?

¿Y si no tenemos sólo 12 años para evitar que el mundo se desborde? ¿Y si tenemos 20 o 50 años? ¿Y si la conclusión de los 12 años es fundamentalmente errónea porque sus supuestos y métodos son fundamentalmente defectuosos y han llevado a conclusiones erróneas anteriores? ¿Y si tenemos tiempo para introducir una economía de fusión antes de la transición para dejar los combustibles fósiles?

Así que, hoy en día, los muchos conjuros por comunicados públicos de gobiernos de los Cinco Ojos hacen uso de los marcos de la PNL y los dispositivos de la PNL como las pistas, los anclajes, los cebados inconscientes y la orientación de los «valores predeterminados» naturales en nuestro proceso de toma de decisiones. Con estas diversas técnicas, los autores de MindSpace crearon un marco mediante el cual los responsables políticos podrían empezar a utilizar el «modelo de contexto» para aprovechar eficazmente el poder de influir y guiar las mentes inconscientes de las personas para que tomen decisiones que, de otro modo, no tomarían si se abordaran con el modelo «tradicional» de cambio del comportamiento.

Lamentablemente, desde la publicación inicial de MindSpace, se publicaron otros dos libros de hechizos: EAST y Behavioural Government (Gobierno del Comportamiento). Ambos se basan en las ideas iniciales de MindSpace. Hoy en día, los líderes de estos nuevos programas de modificación de la conducta hablan de ir incluso «más allá del empujoncito», de manera que los comportamientos y la composición de la sociedad puedan transformarse a escalas antes inimaginables en todas las esferas de la vida, incluyendo la economía, el medioambiente, la asistencia sanitaria e incluso la reorganización del sistema financiero. Las agencias de la ONU y otros organismos supranacionales se han ocupado de introducir estos conocimientos para alterar fundamentalmente la forma de la humanidad.

Esto nos lleva a nuestro siguiente ejemplo, que se encuentra en el manual EAST.

EAST

Tras el documento de MindSpace de 2010, apareció el dispositivo mnemotécnico EAST. Este continuó construyendo sobre las ideas iniciales expuestas en MindSpace, elaborando ideas adicionales como la de «que sea social», que ahora podemos ver puesta en práctica en todas partes.

Como explica la introducción de EAST

«En los primeros años, utilizamos a menudo el marco MINDSPACE y, de hecho, algunos miembros del equipo participaron en su desarrollo. Todavía utilizamos este marco. Pero en los seminarios nos dimos cuenta de que sus nueve elementos eran difíciles de recordar para los ocupados responsables de las políticas (lo que refleja la «fragmentación cognitiva»). Al mismo tiempo, descubrimos en nuestros ensayos cotidianos y en nuestro trabajo político que algunos de los efectos más fiables procedían de cambios que no eran fáciles de captar por MINDSPACE, ni tampoco por gran parte de la literatura académica. Por ejemplo, a menudo hemos comprobado que la simplificación de los mensajes, o la eliminación de la más mínima «fricción» en un proceso, puede tener un gran impacto. Por ello, hemos querido desarrollar una mnemotecnia más breve y sencilla: el marco EAST[3]».EAST establece cuatro estrategias básicas para aumentar el cumplimiento de la política gubernamental por parte de la población:

  • Hacerla fácil.
  • Hacerla atractiva.
  • Que sea social.
  • Que sea oportuna.

La descripción de «hacerla social» que se encuentra en el Resumen Ejecutivo en la página 5 sirve como ejemplo útil del enfoque general y su poder.

mindspace behavior modification nlp EAST

© EAST

Considere el repentino aumento de las «llamadas de Zoom» que ritualizan el sacrificio colectivo de la población «haciéndolo social». El repentino aumento de los momentos de bienestar basados en el cumplimiento de las políticas impuestas por el gobierno se convirtieron en eventos sociales rituales, enmarcando la promulgación de medidas de emergencia por parte del gobierno como un medio para que la gente adoptara el sacrificio colectivo en aras de «proteger a sus seres queridos» y a la humanidad en su conjunto. Las llamadas de Zoom entre individuos atomizados se convirtieron en una forma de honrar sus «compromisos» para aplanar la curva. Una parte importante de todos los mensajes de la Covid-19 se enmarcaron en una cuestión de sacrificio personal y colectivo por el bien mayor, ritualizándolo, explotando esencialmente la buena voluntad y la naturaleza innata de las personas.

Llegados a este punto, debemos señalar que estos esfuerzos no son nuevos. Representan la culminación del esfuerzo de un siglo para perfeccionar la guerra psicológica por parte de las altas esferas de la oligarquía angloamericana. En su obra The Scientific Outlook de 1931, Lord Bertrand Russell, descendiente de una de las más antiguas líneas imperiales de Gran Bretaña, esbozó esta perspectiva:

«Los gobernantes científicos proporcionarán un tipo de educación a los hombres y mujeres comunes y otro a los que van a convertirse en titulares del poder científico. De los hombres y mujeres corrientes se espera que sean dóciles, laboriosos, puntuales, irreflexivos y estén contentos. De estas cualidades, probablemente la satisfacción será la más importante. Para producirla, se pondrán en marcha todos los investigadores del psicoanálisis, del conductismo y de la bioquímica… todos los niños y niñas aprenderán desde pequeños a ser lo que se llama «cooperativos», es decir: a hacer exactamente lo que hace todo el mundo. La iniciativa será desalentada en estos niños, y la insubordinación, sin ser castigada, será científicamente entrenada fuera de ellos». Bertrand Russell, La perspectiva científica (1931).

Ya sea el sacrificio personal, el compromiso de «proteger a los seres queridos» o la sugerencia de que «la mayoría de los trabajadores sanitarios» se vacunen, casi todas las políticas de los comunicados públicos están enmarcadas para apuntar a estas «motivaciones automáticas» y activar las partes inconscientes y sin esfuerzo de nuestras mentes con el fin de crear una población «cooperativa».

La guerra del trance

Poner un nombre a estas técnicas es clave para forzar los procesos inconscientes en las partes reflexivas de la mente. Con respecto al trance y la hipnosis, debemos señalar que el pionero de la hipnosis, Milton Erickson, basó su enfoque de la hipnosis en un lenguaje «ingeniosamente vago», pero intencional y sistemático. Hoy en día, nos bombardean con mensajes de salud pública, supuestamente elaborados por los principales expertos en salud y altos responsables de políticas públicas, que a pesar de todas sus credenciales y experiencia defienden de forma consistente y precisa una narrativa «ingeniosamente vaga».

La narrativa anima a la gente a ponerse vacunas destinadas a «detener la propagación», pero que por diseño no previenen la transmisión y sólo reducen los síntomas. Definiciones como «inmunidad de grupo» o «totalmente vacunado» parecen estar sujetas a una revisión constante. Se hace que la gente haga cola y se adhiera a estrictos protocolos de distancia en un momento para luego amontonarse en un avión, una tienda o cualquier otro lugar momentos después. Se hace que la población siga políticas de enmascarillado muy estrictas, a pesar de que no hay estudios que apoyen la eficacia de las mascarillas.

La respuesta instintiva de muchas personas racionales es sugerir una incompetencia sistémica. Puede que haya mucho de eso, pero también hay muchos empujones y técnicas de inducción al trance destinadas a aprovechar el poder de las motivaciones automáticas, que por su naturaleza implican estados de trance naturales. Además, como afirma el cocreador de la Programación Neurolingüística y líder mundial de la hipnosis, Richard Bandler, en su Guía para la formación del trance: «inducir la confusión aumenta la sugestión»[4]. Estudió los patrones hipnóticos de Milton Erickson, que se describían como «ingeniosamente vagos» de forma intencionada pero sistemática. Esto permitía al paciente aportar su propio significado y reforzaba la apariencia de soberanía en la toma de decisiones.

Tavistock John Rawlings Rees mind control nlp behavior modification mindspace

© Tavistock Institute, Brigadier John Rawlings Rees, miembro fundador del Instituto Tavistock

Cuanto más cargada de ambigüedades esté una declaración, especialmente en estado de trance, más se abrirán los pacientes, clientes u objetivos a nuevas sugerencias y desarrollarán la capacidad de suministrar su propio significado, solidificando las creencias en las «estructuras profundas» de su psique y haciendo que sus elecciones parezcan libres.

Además, aunque la decisión de llevar mascarillas puede ser simplemente el resultado de la incompetencia, desde el punto de vista del Empujón y la Programación Neurolingüística, las mascarillas, las flechas en el suelo que indican a las personas por dónde deben caminar y los carteles que les recuerdan constantemente que deben vigilar su comportamiento funcionan como «pistas» y «cebos» eficaces en el proceso del empujoncito. Podemos dar las gracias al Equipo de Análisis del Comportamiento y al «ejército de psicólogos conductuales». Estos recientes acontecimientos se hacen eco de lo que uno de los padres de toda la guerra psicológica y el lavado de cerebro, el brigadier John Rawlings Rees, del Instituto Tavistock, describió como la necesidad de un ejército de «tropas de choque psicológicas» que pudieran posicionarse estratégicamente en toda la sociedad para guiar a la población a aceptar los designios políticos de una clase dominante, lo que era y sigue siendo un pequeño establecimiento financiero internacional angloamericano, centrado en Londres y su extensión, Wall Street.

En este sentido, dado que los mensajes de la Covid-19 están siendo elaborados de acuerdo a estos conceptos y términos específicos, creemos que la gente debería estar versada en el lenguaje utilizado por los lanzadores de hechizos. Conocer este lenguaje también parece ser la forma más fácil de revertir los conjuros. Porque, una vez que se pone nombre a cualquiera de estos empujones y «estructuras de la magia», se convierten en objetos conscientes de atención, lo que significa que ya no pueden funcionar a la velocidad automática del «zumbido de clic».

Si se sabe cuáles son los marcos, como el tiempo, o cuáles son los valores predeterminados a los que se apunta, como nuestro deseo de evitar pérdidas en lugar de obtener ganancias, resulta fácil ver cómo se coloca a las personas en un trance de cumplimiento de instrucciones arbitrarias.

Por desgracia, dos semanas se convierten en dos años (o quizás más). Mientras los empujones inconscientes iniciales y los procesos automáticos no sean revisados de forma consciente, muchos pueden seguir operando con sus compromisos iniciales durante periodos de tiempo indeterminados. De hecho, en la página 14 los autores de MindSpace observaron específicamente cómo una vez que se activan las motivaciones automáticas, estos procesos inconscientes pueden seguir operando hasta su finalización sin necesidad de un seguimiento consciente«.

Los dos sistemas tienen capacidades diferentes: la mente reflexiva tiene una capacidad limitada, pero ofrece un análisis más sistemático y ‘profundo’. La mente automática procesa muchas cosas por separado, simultáneamente y a menudo de forma inconsciente, pero es más ‘superficial’: toma atajos y tiene prejuicios arraigados. Como explica una fuente académica, ‘una vez desencadenados por las características del entorno, [estos] procesos automáticos preconscientes se ejecutan hasta su finalización sin ninguna supervisión consciente’[5]«.Además, utilizando otras técnicas de PNL como el «anclaje», las «pistas» y el «cebado», el proceso no sólo puede seguir adelante sin que el individuo sea consciente de que sus procesos inconscientes son objeto de atención, sino que pueden ser dirigidos en tiempo real.

Al igual que la curación de una enfermedad del alma requiere un enfoque diferente al de la curación de una enfermedad del corazón, la ruptura de los trances, los hechizos de la PNL y la hipnosis masiva requieren un enfoque más matizado y doble: primero poner nombre a los marcos inconscientes, los empujones y los anclajes colocados en las mentes de las personas hipnotizadas; y luego, una vez que se establece una nueva conexión entre los procesos automáticos y reflexivos, deben seguir los intentos de romper los hechizos con argumentos de sentido común enraizados en la razón. En una palabra: las partes automáticas de la mente y las partes reflexivas de la mente están conectadas de forma diferente y, en consecuencia, responden al lenguaje de forma diferente. Suponer que se puede influir en la parte emotiva y «automática» de la mente utilizando un lenguaje y una argumentación racionales desmiente el hecho de que los mensajes públicos de la Covid-19 se han orientado hacia las partes «automáticas» y emotivas inconscientes de la mente. Ambas partes deben ser abordadas si se quiere que el discurso racional se produzca entre los hipnotizados.

Al igual que en la hipnosis, donde ciertos individuos son más susceptibles a las técnicas de inducción al trance que otros, del mismo modo, ciertos sectores de la población han sido más susceptibles a los encantamientos de los mensajes públicos que inducen al trance, a menudo aprovechándose de aquellos que se consideran buenos ciudadanos empáticos. Conocer la «estructura» de estos encantamientos es la base para saber cómo se pueden revertir.

Rompiendo el hechizo

Al considerar el uso actual y futuro de este tipo de técnicas para el «cambio del comportamiento», especialmente en lo que respecta a la «crisis climática», recordemos las palabras del primer entusiasta de la ingeniería social y descendiente de una de las líneas imperiales más antiguas de Inglaterra, Lord Bertrand Russell. Hace más de medio siglo, Russell comentó:

«Los psicólogos sociales del futuro tendrán una serie de clases de escolares en las que probarán diferentes métodos para producir una convicción inquebrantable de que la nieve es negra. Pronto se llegará a varios resultados. Primero, que la influencia del hogar es obstructiva. Segundo, que no se puede hacer mucho a menos que el adoctrinamiento comience antes de los diez años. Tercero, que los versos musicalizados y entonados repetidamente son muy efectivos. Cuarto, que la opinión de que la nieve es blanca debe ser sostenida para mostrar un gusto morboso por la excentricidad. Pero me anticipo. Corresponde a los futuros científicos precisar estas máximas y descubrir exactamente cuánto cuesta por cabeza hacer creer a los niños que la nieve es negra, y cuánto menos costaría hacerles creer que es gris oscuro». Bertrand Russell, El impacto de la ciencia en la sociedad (1951).

Mientras que la psicología freudiana y su aplicación por parte de personas como Edward Bernays supusieron un salto significativo en la capacidad del establecimiento para influir en la «opinión popular» y en las mentes inconscientes de la población, el desarrollo y las aplicaciones de la psicología social y la ciencia del comportamiento durante la última década, aproximadamente, representan una era fundamentalmente nueva de precisión en las técnicas de guerra psicológica y de modificación del comportamiento: una era de «guerra del trance» e «hipnosis masiva» guiada por la dirección sutil de las «motivaciones automáticas». La Programación Neurolingüística y el Empujoncito han sido así adoptados como los instrumentos clave para convencer a la gente de que «la nieve es negra».

Finalmente, concluyendo sus reflexiones optimistas sobre el futuro de las técnicas de ingeniería social, Russell escribió:

«Aunque esta ciencia será estudiada con diligencia, estará rígidamente confinada a la clase gobernante. No se permitirá que el pueblo sepa cómo se han generado sus convicciones. Cuando la técnica se haya perfeccionado, todo gobierno que haya estado a cargo de la educación durante una generación podrá controlar a sus súbditos con seguridad sin necesidad de ejércitos ni policías». Bertrand Russell, El impacto de la ciencia en la sociedad (1951).

Así pues, hemos cerrado el círculo. Sin embargo, a pesar de la naturaleza aparentemente sofisticada de esta nueva era de la guerra del trance, estos métodos de propaganda se basan en un enfoque muy formulista que se hace difícil de no ver. Desde la importancia del tiempo hasta «las pérdidas son mayores que las ganancias», pasando por la «prueba social», es decir, que el 97% de los científicos están de acuerdo, nuestro mundo está siendo constantemente «reencuadrado».

En lugar de limitarnos a exponer la falsedad de un determinado cuerpo de información, deberíamos identificar los marcos y decidir conscientemente si estamos contentos o de acuerdo con la elección del marco. Deberíamos preguntar a los demás si están de acuerdo con los marcos, o preguntarles qué opinan sobre marcos alternativos sutilmente diferentes que pueden tener implicaciones muy distintas. Deberíamos experimentar nosotros mismos para ver lo fácil que es «reencuadrar» el mundo. Cualquier estudiante medio de escritura creativa de nivel universitario podría convertirse fácilmente en un ingeniero social de primer nivel con una guía básica de «cómo» reencuadrar.

Cuando aparece una nueva información, antes de intentar siquiera evaluarla, deberíamos preguntarnos cuáles son los marcos. Porque la «magia» reside en cómo se enmarcan los conjuros, más que en la propia información. Una vez nombrada, la magia se desvanece.

En conclusión, al contrario de la típica «teoría de la conspiración» en la que todo el mundo está «metido en el ajo», las Psyops deben entenderse como lo contrario de un thriller de conspiración de Hollywood: la mayoría de las personas implicadas no están «metidas en el ajo» porque las operaciones están diseñadas para parecer orgánicas, efectuando el cambio casi «mágicamente». La gente cree realmente que está tomando sus propias decisiones, sin ser consciente de los mecanismos y «modelos de contexto» ambientales que influyen en su respuesta inconsciente a los marcos.

Los ciudadanos deberían tener derecho a decidir si quieren ser empujados en una dirección predeterminada, o evaluar más a fondo los marcos y decidir por sí mismos si puede haber una realidad más matizada y un enfoque razonable. De lo contrario, ¿imaginamos qué «plazos» futuros podríamos tener en caso de una nueva crisis, tal vez, una repentina crisis sistémica en el sistema financiero causada por un repentino «ciberataque«?

Aunque el autor cree de todo corazón que los argumentos racionales, la ciencia y la luz de la razón deben y pueden prevalecer, parte de esa tarea implica necesariamente identificar dónde está y cuál es la naturaleza de los bloqueos emocionales y psicológicos que impiden a las personas interiorizar los argumentos racionales. Como decíamos, lo que estamos presenciando con la aplicación de estos nuevos conocimientos de vanguardia del siglo XXI de la ciencia del comportamiento y la psicología social es una guerra del trance basada en apuntar a las «motivaciones automáticas».

Para ganar la guerra, debemos romper el hechizo.


Notas:

[1] Equipo de Análisis del Comportamiento – Quiénes somos.

[2] Sociedad Fabiana – En directo, The Guardian, 17 de enero de 2009.

[3] Página 3.

[4] Bandler, Richard.

[5] Todorov y Bargh (2002). Fuentes automáticas de agresión. Agresión y Comportamiento violento, 7:53 – 68.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies