QUIENES ESTÁN DETRÁS DEL COMUNISMO-COVID, SEGÚN UN RABINO JUDÍO.

Los Sabateos-Frankistas están detrás del comunismo y el Covid

El rabino Marvin Antelman (193?-2014) merece cierto reconocimiento por exponer a los modernos Illuminati como un movimiento judío cabalista «herético» que lleva el nombre de sus progenitores Sabbatai Zvi (1626-1676) y Jacob Frank (1726-1791).

 

Los Sabateos-Frankistas están detrás del comunismo y el Covid.

 

Los Sabateos-Frankistas, un movimiento mayoritariamente judío que incluye a masones gentiles, han adoptado la identidad de la misma población objetivo de sus metas que, como termitas, la subvierte desde dentro.

Una autoridad judía, Gershom Scholem, los describe como «poseídos por demonios«. Son los satanistas que están detrás del comunismo y de la estafa del covid. Obama, los Clinton, Biden, Trump, Justin Trudeau, Klaus Schwab y la mayoría de los «líderes» mundiales forman parte de este movimiento.

Lea esto primero, si aún no lo ha hecho-

 El culto satánico que gobierna el mundo

Los sabateos son los Illuminati.

¿Son los Protocolos de Sión un documento sabateo?

 


 

Por Jack Manuelian 

(Resumido por henrymakow.com)

Ciertamente, los Frankistas y sus amigos pertenecían a una  nueva aristocracia de «élite«.

Marvin Antelman escribe: «La élite Frankista estaba formada por un círculo de intelectuales, teólogos y hombres de letras muy dotados, así como por un grupo de hombres de grandes medios financieros que eran en su mayoría grandes banqueros mercantiles y que ejercían entonces una tremenda influencia en los más altos círculos financieros de Europa…

Es el mismo esquema de siempre. Gente brillante y adinerada obsesionada por el poder, ansiosa por destruir a las religiones, entregándose al radicalismo, y llevando una vida críptica de dos caras; a veces haciéndose pasar por judíos religiosos, católicos o protestantes, pero entregándose a su radicalismo revolucionario en secreto..

Gershom Gerhard Scholem, filólogo e historiador israelí, y figura destacada dentro y fuera del judaísmo, unánimemente considerado como el más importante especialista mundial en mística judía, también conocida bajo el nombre de cábala, dijo que los Frankistas pasaron a la clandestinidad alrededor del año 1820, mientras que sus prosélitos iban de pueblo en pueblo y de familia en familia para recoger sus escritos secretos…

Con el paso de los años, la posición económica e intelectual de los Frankistas se fortaleció. Construyeron fábricas y participaron activamente en organizaciones masónicas. Se sabía que tenían reuniones secretas los días 9 de cada mes de agosto, que celebraban como un día festivo, siendo un día especial de ayuno para el pueblo judío que conmemora ese día la destrucción de los dos Templos judiós a lo largo de la Historia.

«El centro de la actividad Frankista cambió de Frankfurt-Offenbach a Praga y luego a Varsovia. Los Frankistas de Varsovia, entonces concentrados en familias aparentemente católicas, mantuvieron contacto antes de la Segunda Guerra Mundial con los turcos Donmeh Sabateos, radicados en Turquía y en Salónica, Grecia. Los Donmeh participaban activamente en el Comité para el Progreso y la Unidad del Movimiento de los Jóvenes Turcos».

«Los Frankistas de hoy [1971] ya no se llaman a sí mismos con ese nombre. La Organización ha crecido hasta convertirse en un grupo internacional que los extranjeros llaman el «Culto del Ojo que Todo lo Ve»».

El engaño

Gershon Scholem menciona otra destacada actitud y conducta creyente de los Frankistas: Un Frankista «no debe aparentar lo que realmente es. «

 

 (Trump finge ser cristiano)


 

El rabino Antelman dijo que esta conducta «justificaba el objetivo de sus seguidores acerca del doble tipo de vida que llevaban. Uno podía aparentar ser un judío religioso en el exterior y en realidad ser un Frankista. Y aunque los Donmeh se convirtieron oficialmente al islam y los Frankistas al catolicismo, la gran mayoría de los Frankistas que aparentemente abrazaban el judaísmo terminaron integrándose en la comunidad judía.

A pesar de que todos eran aparentemente religiosos, seguían teniendo como objetivo «la aniquilación de toda religión y de todo sistema positivo de creencia», y soñaban «con una revolución general que barriera el pasado de un solo golpe para que el mundo pudiera ser reconstruido»«. El concepto de «orden a partir del caos» está implícito aquí.

En su libro La cábala y su simbolismo, Gershom Scholem escribe: «Para Frank, la destrucción anárquica representaba todo el resplandor luciferino, todos los tonos y matices positivos, de la palabra ‘Vida’. El místico nihilista desciende al abismo en el que nace la libertad de los seres vivos: pasa por todas las encarnaciones y formas que se le presentan, sin comprometerse con ninguna; y no contento en rechazar y abrogar todos los valores y leyes, los pisotea y profana, con el fin de alcanzar el elixir de la Vida

«En esta interpretación radical del símbolo, el elemento vivificador de la experiencia mística se combina con su potencial destructivo. No hace falta decir que, desde el punto de vista de la comunidad y de sus instituciones, tal misticismo debería haber sido considerado como una posesión demoníaca.

Y ello es indicativo de una de las enormes tensiones que recorren la historia del judaísmo: que esta visión, de la más destructivas de todas, haya sido formulada en su forma más desenfrenada por alguien que se rebeló contra la ley judía y rompió con el judaísmo

Esta duplicidad de los Frankistas (o Iluminattis) también se menciona en el Protocolo 7.3 de Los Sabios de Sión, que estipula lo siguiente: «Para obtener estos fines debemos recurrir a muchas astucias y artimañas durante las negociaciones y los acuerdos. Pero en lo que se llama ‘lenguaje oficial’ adoptaremos la táctica opuesta de parecer honestos y serviciales. Así, los gobiernos de los gentiles [es decir las masas], a los que enseñamos a mirar sólo el lado ostentoso de los asuntos, cuando se los presentemos, incluso nos mirarán como benefactores y salvadores de la humanidad


(l. Zvi 1626-1676 fue considerado el Mesías. El comienzo de la tendencia judía a la hagiografía, es decir, Freud, Marx, Stalin, Lenin, etc.).


Otra creencia principal de los sabateos es que «la Divinidad adopta formas humanas, lo que ha permitido que los líderes de la secta se encarnaran desde esa Divinidad, desde Sabbatai Zvi hasta Frank y otros«.

Por lo tanto, cuando los Frankistas se convierten al cristianismo y los Donmeh se convierten al islam, su Dios no pasa a ser Jesucristo y la Trinidad cristiana o Mahoma y su Alá, sino que la «divinidad de los Frankistas incluye a los miembros de su secta» (Antelman).

Por lo tanto Sabbatai Zvi era su primer Dios encarnado, después de él, Jacob Frank fue su Dios encarnado. Después de Frank, el reino divino aparentemente pasó a los Rothschild, y ahora su dios encarnado es un hombre-dios Rothschild o están esperando su encarnación y manifestación entre ellos, como se aclara en los Protocolos de Sion.

Justo después de un año de su aparente «conversion», Frank fue encarcelado por esta blasfemia.

henrymakow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.