La vacuna contra el Covid: ¿una autodestrucción programada del organismo?

La vacuna contra el Covid: ¿una autodestrucción programada del organismo?

En este artículo, el Dr. Christian Fiala, fundador y director médico de la Clínica Gymned de Viena, describe claramente cómo funcionan las “vacunas” de ARNm y los riesgos que se asocian a ellas.

Ante todo, nuestro sistema inmunitario es muy complejo. Identifica un patógeno o una célula extraña a partir de su superficie celular y destruye la célula portadora de estos antígenos. Este es el principio en el que se apoya la vacunación. Para hacerse, el patógeno generalmente se inactiva para que no pueda causar una infección. Vivir con buena salud solo es posible con esta condición

Es precisamente esta distinción esencial y este fundamento de la vida lo que se pone en tela de juicio con la inyección que estamos experimentando y que se difunde bajo el nombre de “vacuna” contra el Covid. Las ahora famosas proteínas de espiga son una característica que permite reconocer el virus Covid, un antígeno.

Disparar al propio bando

Cuando el virus Covid penetra en el organismo, el sistema inmunitario reconoce al invasor gracias al antígeno de la proteína espiga y lo destruye o destruye las células ya infectadas.

Con la “vacunación” de ARNm contra el Covid, las células del cuerpo son, por primera vez en la historia, programadas genéticamente de forma deliberada mediante ARNm para producir la proteína de espiga como antígeno (extraño) en su superficie, aunque estén completamente sanas y no estén infectadas por el virus.

El mecanismo de acción de la “vacuna” contra el Covid consiste en marcar las células sanas como extrañas

En consecuencia, el sistema inmunitario reacciona inmediatamente; reconoce el antígeno como extraño, fabrica anticuerpos para combatirlo y destruye la proteína espiga destruyendo la célula que la porta.

Esto significa que la “vacunación” contra el Covid engaña a nuestro sistema inmunitario empujándolo a  atacar  y destruir nuestras propias células sanas. En el ejército, esto se llama “disparar al propio bando”. Esto representa un peligro radical no sólo para nuestra salud, sino también para nuestra supervivencia. Conocemos este fenómeno por las enfermedades autoinmunes. Poco frecuentes, generalmente suelen ser graves y pueden ser mortales.

La dosis hace el veneno

Para evaluar mejor el peligro de la “vacunación”  Covid, es importante saber qué cantidad de ARNm es administrada con una dosis de vacuna, es decir, cuántas células del cuerpo son estimuladas para producir la proteína espiga, y por tanto soltadas para ser destruidas por el sistema inmunitario. Por desgracia, esta información esencial no se menciona en los estudios de aprobación. Sólo existe una estimación científica del número de partículas en las que el ARNm es transportado por las nanopartículas lipídicas: unos 2.000 millones.

No todas las partículas alcanzan una célula sana y algunas células del organismo entran en contacto con más de una partícula. Además, no todas las partículas son necesariamente funcionales. Sin embargo, el número de partículas es particularmente importante si se considera que el cuerpo humano está formado por unos 37.000 millones de células.

¿Cuáles son los órganos dañados por la “vacunación” contra el Covid?

La “vacunación” contra el Covid está programada de manera a que el sistema inmunitario destruya las células del organismo que han producido la proteína espiga en su superficie. ¿Podría esto afectar a los órganos vitales?

La respuesta a esta pregunta puede encontrarse, junto con otras, en los experimentos con animales realizados por el fabricante de vacunas BionTech/Pfizer. La información genética de la proteína espiga, que se halla en un segmento del genoma, el ARNm, está envuelta en pequeñas esferas de grasa, las nanopartículas lipídicas. Al cabo de una hora, la mitad de ellas ya se habían extendido por todo el cuerpo. En los experimentos con animales mencionados anteriormente, estas nanopartículas se encontraron en todos los órganos, especialmente en el hígado.

También se han encontrado en el cerebro, lo que demuestra que son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica. También se han detectado otras en los ovarios y los testículos. Esto significa que las células del organismo crean la proteína espiga en estos órganos, lo que explica sin duda por qué los múltiples efectos secundarios y los daños causados por la vacuna son igualmente repartidos de manera aleatoria en un gran número de órganos.

Puesto que las nanopartículas están distribuídas en la sangre, las células endoteliales quedan especialmente afectadas. Esto explica los numerosos coágulos de sangre (trombos o embolias) observados tras la “vacunación” contra el Covid. Este fenómeno se observa en el cerebro, entre otros lugares, y provoca daños parcialmente irreversibles. Esto es especialmente preocupante porque demuestra que incluso estos órganos, que están separados del sistema inmunitario por una barrera especial, son ahora vulnerables.

La “vacuna” de refuerzo –lo suficiente no es suficiente

La “vacuna” contra el Covid está diseñada para ser administrada en intervalos cortos. Por lo tanto, caduca al cabo de 6 a 9 meses, tras lo cual las personas vacunadas se consideran no vacunadas. Muchos gobiernos ya han encargado varios millones de dosis para los próximos años. En Israel, una gran proporción de la población, ya ha sido vacunada por tercera vez

La pregunta clave es: ¿cuál es el efecto de una inyección repetida en el organismo?

Nuestro sistema inmunitario es capaz de aprender. Cuando un agente patógeno penetra por primera vez en el cuerpo, es reconocido como extraño, pero hace falta varios días para que el sistema inmunitario actúe. Durante este tiempo, el patógeno tiene ventaja durante un corto período de tiempo. Sólo después de unos días el sistema inmunitario es lo suficientemente fuerte como para destruir el patógeno y recuperamos la salud.

Afortunadamente, la siguiente vez, el sistema inmunitario recuerda el “aspecto” del patógeno y se activa más rápidamente y con más fuerza. Esta poderosa defensa nos protege y no volvemos a enfermar; somos inmunes.

Este mecanismo vital también se repite con cada nueva “vacunación” contra el Covid, salvo que la reacción masiva del sistema inmunitario a cada inyección posterior no se dirige contra un agente patógeno, sino contra nuestras propias células sanas, marcadas una vez más por la proteína espiga. Consideradas como un agente patógeno, estas células, por lo demás sanas, son objeto de destrucción. La eficacia y la ferocidad de esta destrucción aumentan con cada inyección. Esto significa que las “células marcadas”, aunque estén sanas, son destruídas con mayor eficacia que durante la primera inyección.

Así, esta capacidad de memorización del sistema inmunitario se convierte en un arma peligrosa contra nosotros mismos.

En lugar de hacer inofensivos a los patógenos extraños, el sistema inmunitario destruye ahora las propias células del cuerpo que han recibido la orden de producir la proteína espiga. Por lo tanto, cada inyección suplementaria de una “vacuna” contra el Covid representa un gran riesgo. Lo que corresponde a las complicaciones de las vacunas cada vez más numerosas y más fuertes que se observan después de la segunda vacunación.

Lo mismo ocurre con las personas que han tenido una infección de Covid en el pasado, se han recuperado y reciben aún así una “vacuna contra el Covid.

Afortunadamente, las personas que ya han sido vacunadas pueden decidir salirse del ciclo de vacunación en todo momento, y así evitar con toda seguridad riesgos adicionales para la salud.

Conclusión

Con la “vacunación” de ARNm contra el Covid, un número increíblemente alto de células endógenas sanas son marcadas como células extrañas por la proteína espiga, dando así luz verde al sistema inmunitario para destruirlas. El sistema inmunológico ha sido engañado para matar a miles  de millones de células sanas. 

Epílogo

Los procesos descritos forman parte de los conocimientos médicos de base y son bien conocidos. Esto hace que sea aún más preocupante que estos aspectos importantes estén prácticamente ausentes de los discursos científicos y públicos. Otras informaciones sobre la “vacunación” con el Covid están resumidas en el siguiente artículo: 10 argumentos contra la vacunación. www.initiative-corona.info/fileadmin/dokumente/10_Gruende_gegen_Impfung.pdf

telegra.ph

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies