«KIEV ESTÁ CONDENADA A UNA DERROTA SEGURA»

 

El coronel y ex-asesor durante la Administración Trump, Dougal MacGregor es uno de los mayores defensores de Rusia en la guerra con Ucrania.

Todos los expertos, incluyéndole a usted, pronosticaron una rápida victoria rusa en Ucrania. Como soldado, ¿qué explica el sorprendente resultado de la guerra hasta la fecha?

Las fuerzas rusas hicieron lo que no esperábamos en Occidente. Avanzaron en un frente muy amplio, de 500 a 800 millas, utilizando Grupos Tácticos de Batallón [BTG por sus siglas en inglés] de unos 700 soldados cada uno. Esas unidades recibieron instrucciones de evitar daños colaterales y bajas civiles mientras identificaban, aislaban y atacaban a las fuerzas de Tierra de Ucrania principalmente con artillería vinculada a drones de reconocimiento. El proceso fue apoyado por ataques con misiles de las fuerzas aéreas, terrestres y navales de Rusia que aniquilaron el mando y control ucraniano. Ese enfoque redujo el ritmo de las operaciones, pero logró evitar que los ucranianos lanzaran una contraofensiva a nivel operativo. Todos los contraataques fueron por iniciativa de los comandantes locales. Al mismo tiempo, las fuerzas ucranianas se vieron obligadas a trasladarse a los centros urbanos o retirarse a las fortificaciones que han construido en el sureste del Donbás. Así que la fase de apertura de la guerra dio a Moscú de manera permanente la iniciativa de Moscú y condenó a Kiev a una derrota segura.

 

 

Hasta la fecha, la OTAN ha ido escalando más y más en Ucrania. Pese a sus amenazas, Rusia no ha reaccionado. ¿Está Moscú jugando de farol?

Rusia ha logrado destruir gran parte del equipo enviado a través de Polonia antes de que llegara a las fuerzas ucranianas. Sin embargo, el peligro de ataques significativos con misiles rusos contra instalaciones militares en Polonia es real si ese país se convierte en un ‘santuario’ permanente desde el cual los ucranianos puedan organizar, entrenar y equipar a sus fuerzas.


¿Cómo cree que será la nueva fase de la guerra, en el Donbás?

La llamada «Nueva Fase» fue planeada desde el principio por Moscú para acabar con las fuerzas de Ucrania en el Sureste del Donbás. En la actualidad, 51 Grupos Tácticos de Batallón rodean actualmente a alrededor de 60.000 soldados ucranianos. Esos BTG están apoyados con grandes cantidades de artillería pesada, misiles balísticos tácticos, y aviación. Esta fase eliminará todas y cada una de las fuerzas operativas que le quedan a Ucrania.


¿Qué escenarios prevé para el final de la guerra?

Dada la determinación de Washington de alargar el conflicto para dañar a Rusia, los objetivos originales de neutralidad para Ucrania y autonomía o independencia para las dos repúblicas secesionistas [ambas en el Donbás] y el reconocimiento de Crimea como parte de Rusia están siendo abandonados por nuevos objetivos.


¿Cuáles son esos objetivos?

Probablemente entre ellos esté la partición permanente de Ucrania a lo largo de la línea del río Dnieper, con Odesa y la costa del Mar Negro en manos rusas. No está claro si Moscú retendrá el territorio de Kiev a la orilla Este del Dniéper, pero el territorio al Norte, Este y Sur de Járkov definitivamente se separará de la Ucrania que hoy conocemos.


Usted predijo que la población del este de Ucrania no sería hostil a Rusia. Sin embargo, Mariupol, pese a ser una ciudad rusoparlante, no se ha rendido. Járkov, tampoco. ¿Por qué?

La mayoría de los hablantes de ruso en el este de Ucrania simpatizan con Moscú. Sin embargo, Rusia cometió un grave error cuando anunció desde el principio que no se apoderaría permanentemente de las áreas rusófonas. Contrariamente a lo que dicen los medios occidentales, muchos hablantes de ruso en el área se pasaron a las fuerzas rusas, pero otros no lo hicieron porque temían ser ejecutados por la SBU [el servicio de inteligencia de Ucrania] cuando Ucrania reconquistó esa áreas. Una vez que la partición se haga real, este asunto se resolverá rápidamente.


Donald Trump le nominó embajador en Alemania, aunque su nombramiento fue bloqueado por el Senado. ¿Cómo evalúa la política del canciller Olaf Scholz en esta crisis?

Scholz, como la mayoría de los políticos europeos, no dirige a la opinión pública, sino que la sigue. Si se hubiera negado a participar en esta especie de ‘Festival del Odio a Rusia’ y rechazado los llamamientos a reaccionar ante los supuestos crímenes de guerra rusos para los cuales la evidencia es débil, podría haber puesto a Berlín en una posición que hubiera permitido a Alemania forjar la paz entre Moscú y Kiev. Ése fue el papel que Bismarck jugó en Europa. La guerra en Ucrania fue la oportunidad de Berlín para demostrar su independencia real respecto a Washington y su voluntad de construir la seguridad y estabilidad con Rusia en Europa.


Macron también ha sido acusado de ser excesivamente apaciguador con Rusia.

Es otro político europeo que va por donde sople el viento, así que siempre intenta estar en los dos lados. Este tipo de comportamiento ha funcionado durante décadas, pero dada la trayectoria de la sociedad europea, a partir de ahora fracasará.


En las primeras semanas de la guerra, usted dijo que Rusia era «demasiado amable».

Lo que quería decir cuando hice aquellas declaraciones es que Moscú era «contenido» en el uso de la fuerza, no «demasiado amable». Pero mi razonamiento se basa en 5.000 años de historia militar. Si el defensor sufre poco daño durante la fase inicial del conflicto, puede llegar a la conclusión de que el atacante es más débil de lo que pensaba y luchar más duro y durante más tiempo.


Después de las masacres al norte de Kiev y los bombardeos de instalaciones civiles, como la estación de tren de Kramatorsk, ¿puede decirse que Moscú ha cambiado de táctica?

En la guerra, lo mejor es golpear fuerte y dejar al defensor sin esperanzas de éxito desde los primeros minutos del ataque. En cuanto a las acusaciones contra los rusos, recomiendo a las autoridades y a la prensa de que traten esas informaciones como acusaciones sin fundamento. Hasta que un equipo de investigación de un país neutral examine los sitios y las pruebas, nadie debería llegar a ninguna conclusión. Finlandia proporcionó excelentes equipos en los Balcanes en la década de 1990 que con frecuencia anulaban las suposiciones de culpabilidad iniciales. Ahora hace falta algo similar. La verdad sobre lo que ha conducido a este trágico conflicto y sobre lo que pasa en el terreno está ausente en la mayoría de los debates en los medios occidentales. Por eso insto a los europeos a que presten atención a la evaluación del conflicto del coronel del ejército suizo Jacques Baud. España está en una posición que le permite ver los acontecimientos en Ucrania desde una posición más objetiva. Sería un grave error que el Gobierno español se precipitase a emitir un juicio.


Precisamente, ¿qué puede hacer un país de tamaño medio como España en esta crisis?

El papel de seguridad de España en la periferia de Europa y en el Mediterráneo es fundamental para la seguridad de Europa Occidental, y sería imprudente ponerlo en riesgo por un conflicto que no involucra los intereses estratégicos vitales de España.

© El Mundo

© El Manifiesto 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies