Necesitamos un tribunal independiente que investigue y juzgue quien autorizó e impulsó las llamadas vacunas covid
Necesitamos un tribunal independiente que investigue y juzgue quien autorizó e impulsó las llamadas vacunas covid.


 

 

Si le presentara 5 casos de daños por las vacunas, Anthony Fauci se burlaría diciendo que son meramente «anecdóticos». Y lo son. Sin embargo, existe una creciente evidencia de que lo sucedido dentro de mi círculo de familiares y amigos esté sucediendo en todo Estados Unidos.

Hace cinco años recibimos con alegría la noticia de que uno de nuestros hijos había sido admitido en una de las academias de servicio militar de nuestra nación. Se incorporó a la disciplina militar como pato al agua (su padre lo había entrenado bien) y tuvo unos primeros dos años estupendos.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Entonces nos golpeó el COVID, y con él los interminables bloqueos, enmascaramiento y distanciamiento social, todo lo cual ahora sabemos que hizo poco o nada para detener la propagación de la enfermedad altamente infecciosa. Mi hijo y sus compañeros tuvieron que pasar muchas semanas encerrados en sus habitaciones, a pesar de que, como todos eran jóvenes, estaban sanos y en buena forma física, y no tenían ningún riesgo de COVID. Las medidas se mantuvieron inalterables aun cuando uno de los cadetes intentó suicidarse como resultado del aislamiento forzado.

Luego vinieron las vacunas, y con ellas la presión para vacunarse. El superintendente de la academia nunca dijo que la vacunación era obligatoria, pero estaba claro que quería que todos recibieran la vacuna. No se permitieron preguntas y se desalentó la solicitud de exenciones. A menos que casi todos obedecieran, se les dijo a los cadetes que la graduación sería cancelada. Aquellos que se negaron fueron amenazados con ser retenidos un semestre.

Y a pesar de todo lo descrito, en la academia de nuestro hijo las cosas no llegaron tan lejos como en West Point, donde la vacunación se presentó como una cuestión de disciplina militar. Allí, a quienes se resistían a vacunarse se les dijo que serían expulsados ​​por desobedecer órdenes. Las tres cadetes femeninas que se negaron arguyendo que el pinchazo podría afectar su capacidad para tener hijos fueron enviadas a empacar. No solo eso, sino que se les dijo que tendrían que devolver el costo de su educación al gobierno, estimado en más de $ 100,000 por año.

Efectivamente, fue una campaña de vacunación forzada en ambas escuelas. Por supuesto, las autoridades no tuvieron que usar la coerción física para hacer cumplir su voluntad. No tenían que hacerlo. La amenaza de expulsión o, en el caso de la academia de mi hijo, la pérdida de un semestre, fue suficiente para poner a todos en fila.

Mi hijo tomó la primera dosis de la vacuna Moderna sin incidentes. Sin embargo, después del segundo, desarrolló dolores en el pecho. Afortunadamente, el dolor remitió después de unos días y, a medida que pasaba el tiempo, se olvidó de la reacción a la vacuna.

A principios de 2021 aún no sabíamos que la miocarditis y la pericarditis estaban entre las consecuencias médicas adversas causadas por la vacuna. Los jugadores de fútbol aún no habían comenzado a caer muertos en medio de un partido.

Tampoco sabíamos que los efectos de los pinchazos son acumulativos. Es decir, que es más probable que experimente problemas después del segundo pinchazo que del primero, e incluso más probable si es tan imprudente como para aceptar un supuesto «refuerzo».

Luego, después de graduarse, mi hijo tuvo que someterse a un examen médico para una nueva asignación. El electrocardiograma resultó anormal, mostrando que recientemente había sufrido «posible daño en el miocardio inferior o pericárdico». Ahora estamos en el proceso de encontrar un especialista para que lo evalúe más a fondo.

Supongo que se podría decir que mi hijo fue uno de los afortunados. Todavía puede trabajar y mantener un empleo, aunque la cuestión de cuánto daño ha sufrido su corazón sigue pendiente de evaluación.

En nuestro círculo más amplio de amigos, otros no han tenido tanta suerte:

A principios de este año, el tío anciano de uno de mis antiguos empleados desarrolló mielitis transversa, una inflamación de columna vertebral, después de su inyección de la vacuna de Pfizer, dejándolo paralizado de cintura para abajo. Los médicos no tenían idea de cómo tratar su lesión relacionada con la vacuna. Me complace informar que finalmente está recuperándose, pero tuvo que sufrir una dolorosa terapia durante meses.

En marzo, uno de nuestros amigos más queridos sufrió coágulos de sangre en las piernas después de recibir la vacuna y tuvo que ser hospitalizado y recibir medicamentos anticoagulantes.

Dos meses después, la hija de este amigo también sufrió un evento relacionado con la vacuna. La joven, que trabaja como asistente de médico, debía ser vacunada como condición de su empleo en una importante cadena de hospitales. Tuvo un ataque al recibir la inyección de Pfizer y se derrumbó. Inmediatamente la pusieron en un régimen estándar de medicamentos anticonvulsivos, pero esto no resolvió su lesión relacionada con la vacuna. Hoy, seis meses después, todavía tiene tres y cuatro convulsiones al día, dejándola incapaz de cuidar a sus tres hijos, el menor de los cuales tiene solo 9 meses.

El mes pasado, una de las amigas del grupo de oración de mi esposa murió repentinamente de un ataque cardíaco al día siguiente de haber sido vacunada.

Son cinco personas entre las que conocemos y amamos.

En cuanto a mi hijo, se someterá a más pruebas con un cardiólogo para determinar exactamente cuánto daño pueden haberle hecho los pinchazos al corazón.

Me duele decirlo, pero todos estos sobrevivientes, incluido mi hijo, probablemente hayan visto recortada su esperanza de vida y su fertilidad comprometida por esta locura médica impulsada por la política. Ciertamente esa es la opinión del Dr. Robert Malone, el inventor de la terapia de ARNm.

Anthony Fauci se burlaría diciendo que estos cinco casos son meramente «anecdóticos». Y lo son. Sin embargo, existe una creciente evidencia de que lo sucedido dentro de nuestro propio círculo de familiares y amigos está sucediendo en todo Estados Unidos [y otros muchos países].

Incluso el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS por sus siglas en inglés) muestra que más de 20.000 estadounidenses han muerto después de tomar esta terapia genética experimental. Dado que VAERS captura solo una fracción de las muertes y lesiones, el número real de muertes es indudablemente de cientos de miles.

El fracaso de las vacunas, en otras palabras, es mucho, mucho peor de lo que los CDC o la FDA estarán dispuestos a admitir. Es por eso que necesitamos un tribunal independiente para investigar cómo se desarrollaron, aprobaron y comercializaron las vacunas para que esta tragedia innecesaria pueda llegar a una conclusión rápida. Porque esto no se puede permitir que vuelva a suceder.

 


 

Steven W. Mosher es el presidente del Population Research Institute y autor de  “The Politically Incorrect Guide to Pandemics” (La guía políticamente incorrecta sobre la pandemia)  publicado por  Regnery Press (ver aquí).

Steven Mosher es reconocido internacionalmente por ser una autoridad en China y en demografía. Fundador y director de Population Research Institute. Fue el primer científico social estadounidense en visitar China continental en 1979, donde fue testigo de cómo se obligaba a las mujeres a abortar bajo la nueva «política del hijo único» que luego expuso al mundo. Mosher era un ateo pro-aborto en ese momento, pero ser testigo de estos abortos traumáticos lo llevó a reconsiderar sus convicciones y, finalmente, convertirse en un católico romano practicante y pro-vida.

Mosher ha presentado testimonio en numerosas ocasiones ante el Congreso de Estados Unidos como experto en población mundial, China y abusos contra los derechos humanos. También ha aparecido en televisión en Good Morning America, 60 Minutes, TheToday Show, 20/20, FOX y CNN News, además de ser un invitado habitual en programas de radio en todo el país.

Es el autor del best-seller A Mother’s Ordeal: One woman’s Fight Against China-One-Child-Policy . Su último libro Bully of Asia expone la amenaza de China al mundo entero en este momento.

Han aparecido artículos de Steve en The Wall Street Journal, Reader’s Digest, The New Republic, The Washington Post, National Review, Reason, The Asian Wall Street Journal, Freedom Review, Linacre Quarterly, Catholic World Report, Human Life Review, First Things, y numerosas otras publicaciones.

Steven Mosher vive en Virginia con su esposa Vera y sus nueve hijos.