Resiliencia

La resiliencia es uno de esos constructos psicológicos que se ponen a menudo de moda y que actualmente es foco de numerosas investigaciones científicas, enmarcándose como centro de un enfoque teórico conocido como Psicología positiva.

La resiliencia, como simple concepto, hace referencia a la tolerancia que tienen las personas a la adversidad y a las presiones derivadas del estrés, provocadas por un ambiente hostil, en general.

Y como constructo, desde el ámbito académico-científico de la psicología, es una reconsideración conceptual acerca de la capacidad innata que siempre ha tenido el ser humano para sobreponerse al ambiente natural y social en el que se mueve, mejorándolo y modificándolo para su seguridad y bienestar personal y social. Y a veces, simplemente, para “resistir ante una calamidad, mientras ésta pasa”.

El interés por este redescubrimiento conceptual, llamada resistencia personal en el lenguaje coloquial, surge a partir de la consideración de poder ser estudiada como un elemento o factor profiláctico del estrés, el trauma, la adversidad o la frustración existencial, en nuestro caso.

Existen múltiples definiciones para el concepto de resiliencia porque se ha abordado profusamente en estos últimos años, realizándose numerosos estudios empíricos desde perspectivas y modelos explicativos diferentes que han pretendido comprenderlo mejor.

La resiliencia como término lingüístico procede del campo de la Física y la Ingeniería, que se refieren a ella como la resistencia que tiene un cuerpo físico frente a la rotura; o la capacidad que tiene la materia de recobrar su forma original después de estar sometida a una presión que trata de romperla o deformarla.

Y su adaptación lingüística al castellano proviene de las palabras resilience o resiliency, traducido como resiliencia en español.

Este término fue adoptado por las ciencias sociales asimilando la idea anterior, para describir la capacidad que tienen los individuos de superar y recuperarse de las adversidades sufridas a lo largo de un periodo concreto de sus vidas, con cierto éxito y presentando posteriormente índices de desarrollo psicológico sano y superación.

El interés científico por este concepto en el análisis de la conducta humana, surge de un primer estudio longitudinal realizado a lo largo de 30 años con un grupo de niños nacidos en unas condiciones muy desfavorables (Werner 1989). Estos sujetos alcanzaron en la edad adulta (en un 80% de los casos), una correcta integración social y una evolución personal madura muy competente……………………………………..

Comprar libro.

 

Copyright

error: Alert: Content is protected !!