Detrás del Telón

Después de explicar qué es la frustración existencial y la resiliencia, en esta última parte se exponen las ideas de convicción personal relacionadas con estos constructos y que constituyen el fin último –y primero– de la motivación por compartirlas en este ensayo.

El título que da nombre a este capítulo hace referencia al «descubrimiento personal» –o más bien a la experiencia personal– que confirma que detrás de cada pensamiento, idea o reflexión, emoción, actitud, conducta, estado de ánimo o afecto latente…, hay un espíritu (el alma) que es más o menos libre, maduro o desarrollado, para optar, decidir o desear los objetivos y alternativas que aparecen ante la existencia de su ser.

Las siguientes líneas tratarán de demostrar, de manera no metódica, la autenticidad de dicha aseveración argumentando el fundamento principal de un nuevo, y al mismo tiempo viejo, paradigma en Psicología: el espíritu precede, actúa y trasciende la conducta humana. Toda conducta humana.

A mi modo de ver, uno de los obstáculos fundamentales de la siempre inconclusa comprensión de los fenómenos psicológicos, radica en los numerosos y variados paradigmas que, prevaleciendo en las distintas etapas de su historia, han minimizado, derogado, ocultado o despreciado de forma consciente –o por ignorancia– la naturaleza espiritual del ser humano. Soslayando así lo que debería ser uno de sus objetivos principales de análisis, estudio y entendimiento; el alma.

Los adalides de la actual Psicología, alejada desde hace muchos años del área de influencia de la Filosofía, mantienen el claro objetivo, desde la época de Wundt y Watson, de integrarse en el campo de las ciencias naturales mediante el uso, casi exclusivo, del método científico como único «sello» de calidad y «verdad». Habiendo llegado incluso a enfocar el análisis «científico » de la psicología en la sola conducta, con la justificación «intelectual» de ser lo único observable y medible del comportamiento humano.

Sin embargo, no es posible comprender toda la singularidad del individuo y su proceso específico de enfermar, si se niega empecinadamente la característica esencial que define y constituye el fundamento básico de su vida: el “alma”.

Lo cual tampoco se puede desligar, como es evidente, del conocimiento acerca de su origen, de dónde procede o de quién procede, en la medida en que esto es posible. 

Por todo ello, recapitulando los resultados hallados en nuestra Tesis doctoral gracias al método científico-académico habitual, pero tratando de avanzar hacia una mejor comprensión de la resiliencia y su relación fenomenológica con la frustración existencial, explicaremos a continuación qué significan la vida y la historia (psico-biografía) de Job, el personaje mítico que da nombre a uno de los libros más conocidos de la pedagogía divina contenida en la Biblia. 

Y lo hacemos así porque creemos en la «ciencia» y el conocimiento que dan la Historia y otros muchos textos, capaces de enseñar directamente al alma, al modo similar de la comprensión «insight» inmediata que sucede cuando vemos películas que nos dejan «impresionados» de forma permanente, debido a los mensajes y «huellas» psicológicas de impacto psicoemocional. Como hacían nuestros antepasados, que no disponían de libros o películas y se transmitían el conocimiento de forma exclusivamente oral y visual.

Comprar libro.

 

Copyright

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alert: Content is protected !!