Qué sucede en Europa que no dicen los medios.

¿Es el amarillo el color de la Primavera Europea?
© Getty

© Getty

El cliché más vacío y tonto de nuestro tiempo, enunciado por los rígidos de la clase dirigente como el arzobispo de Canterbury, así como por los autodenominados izquierdistas radicales, es que la década de 1930 ha vuelto. Al tratar a esa década oscura como si fuera una fuerza consciente, algo que aún perdura, los observadores tanto de la burguesía preocupada como de la izquierda insisten en que los años treinta han vuelto a la vida y tienen a gran parte de Occidente en su apretón mortífero reanimado. Mirando al Brexit, el giro europeo contra la socialdemocracia, el surgimiento de los partidos populistas y la propagación de las revueltas de los «chalecos amarillos», la clase de los formadores de opinión ve el fascismo en todas partes, levantándose como zombies de su tumba, destrozando los avances progresistas de las últimas décadas.

Este análisis no puede estar más equivocado. Comparar la vida política contemporánea con los acontecimientos del pasado es siempre una forma imperfecta de entender qué pasa con la política. Pero si realmente debemos buscar ecos de hoy en el pasado, entonces no es la década de 1930 la que se ve y se siente como la nuestra; es en la década de 1840. En particular, 1848. Ese es el año en que los pueblos de toda Europa se rebelaron por un cambio político radical, comenzando en Francia y extendiéndose a Suecia, Dinamarca, los estados alemanes, los estados italianos, el Imperio de los Habsburgo y otros lugares. Eran revoluciones democráticas, que exigían el establecimiento o la mejora de la democracia parlamentaria, la libertad de prensa, la eliminación de las viejas estructuras monárquicas y su sustitución por Estados nacionales o repúblicas independientes. 1848 es a menudo conocido como la Primavera de las Naciones.

 

¿Le suena familiar? Por supuesto, 2018 no ha sido tan tumultuoso como lo fue 1848. Ha habido protestas en las urnas y revueltas callejeras, pero no ha habido intentos de revoluciones reales. Y sin embargo, nuestra era también se siente como una Primavera de Naciones. Especialmente en Europa. Ahora hay millones de personas en toda Europa que quieren restablecer los ideales de la nación, de la soberanía nacional y de la democracia popular, en contra de lo que podríamos ver como las estructuras neomonárquicas de la tecnocracia del siglo XXI. Las continuas revueltas de los gilets jaunes (chalecos amarillos) en Francia capturan bien esta situación. Aquí tenemos a un gobernante cada vez más monárquico -el distante y autodenominado presidente jupiteriano Emmanuel Macron- que es desafiado semana tras semana por personas que quieren más voz y más independencia nacional. «Macron = Louis XVI», decía el graffiti en las calles dominadas por los gilets jaunes, durante una de sus revueltas. Y sabemos lo que le sucedió a él (aunque en 1793, por supuesto, no en 1848).

© Henri Félix Emmanuel Philippoteaux. Lamartine frente a la alcaldía de París rechaza la bandera roja, el 25 de febrero de 1848.

© Henri Félix Emmanuel Philippoteaux. Lamartine frente a la alcaldía de París rechaza la bandera roja, el 25 de febrero de 1848.

La Revolución de Febrero de 1848 -que puso fin a la monarquía constitucional que se había establecido en 1830 y llevó a la creación de la Segunda República- fue uno de los principales detonantes de la primavera popular que se extendió por Europa en 1848. Hoy, de la misma manera, las revueltas de los gilets jaunes se han extendido. En las últimas semanas, los manifestantes belgas han intentado tomar por asalto a la Comisión Europea -un acontecimiento sin precedentes que ha tenido muy poca cobertura mediática-, mientras que los chalecos amarillos de los Países Bajos han convocado a un referendo sobre la adhesión a la UE y en Italia se han reunido para expresar su apoyo a su gobierno euroescéptico. Las elecciones en Italia fueron un acontecimiento clave en 2018. En marzo, llevaron al poder a la Liga y al Movimiento de las Cinco Estrellas, partidos odiados por la clase dirigente de la UE, y en el proceso hicieron añicos los delirios que se habían apoderado de muchos observadores europeos tras la elección de Macron el año pasado: que la victoria de Macron representaba el desvanecimiento del momento populista. Italia lo refutó, los rebeldes franceses lo confirmaron, y las elecciones locales y nacionales en todas partes, desde Alemania hasta Suecia, añadieron más peso al hecho de que la revuelta populista no va a desaparecer pronto.

© Ciro Fusco / European Press Agency. El líder del movimiento de Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, a la izquierda, canta consignas con simpatizantes durante un mitin en Nápoles, Italia, el 20 de mayo de 2018.

© Ciro Fusco / European Press Agency. El líder del movimiento de Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, a la izquierda, canta consignas con simpatizantes durante un mitin en Nápoles, Italia, el 20 de mayo de 2018.

Cuando uno está en el medio de algo, cuando lee informes diarios sobre la guerra de la élite contra Brexit y ve fotos tuiteadas de París quemándose y ve cómo la UE le declara la guerra política al gobierno electo de Italia, puede ser difícil apreciar la naturaleza histórica de lo que está sucediendo. O sólo su magnitud. Todos estamos tan atascados en los pormenores de las «negociaciones» del Brexit (en realidad no hay una negociación real, sino más bien desacuerdos leves entre los establecimientos del Reino Unido y de la UE sobre la forma en que el Brexit podría ser más fácil de matar). Examinamos los gráficos que muestran el colapso del apoyo público a los viejos partidos mayoritarios, especialmente los socialdemócratas. Expresamos nuestra sorpresa por la corrosión de la política de consenso incluso en Suecia, que tradicionalmente es la más consensual de los países. Pero puede ser difícil percibir las cosas en su conjunto y ver el panorama más amplio. Sin embargo, deberíamos intentarlo, porque entonces podríamos ver que la nuestra es realmente una era de revueltas, incluso de caos; pero caos bienvenido, bueno y fructífero.

Lo que tenemos en toda Europa son personas que cuestionan el orden político, moral y cultural imperante. No se trata de meras revueltas económicas, ni siquiera en Francia, donde las cuestiones económicas han estado en juego. Los observadores de izquierda, cuando logran dar la cara al momento revolucionario, han tratado de reducir el levantamiento populista a un grito de ayuda de los «dejados atrás» o de los «económicamente vulnerables». El voto por el Brexit fue realmente causado por el sentimiento de inseguridad económica de la gente, afirman. Este análisis degrada la revuelta populista; la vacía de su carácter genuinamente radical, de su desafío consciente no sólo al neoliberalismo que es central para el proyecto de la UE, sino mucho más importante, para las normas culturales y las prácticas políticas de las nuevas élites en la Europa del siglo XXI. Decir «Esta gente es pobre y por eso está enojada» es robarle a esta gente su capacidad de agencia radical.

En cierto sentido, 2018 es menos parecido al propio 1848 y más a las décadas que precedieron a ese año tumultuoso. Estas fueron, en palabras de Trygve Tholfsen en su estudio de 1977 sobre el radicalismo de la clase obrera en el período previo a 1848, «décadas de hambre», décadas en las que el descontento y el radicalismo se agitaron y crecieron antes de estallar en firmes demandas de cambio. Y aunque muchas personas eran alarmantemente pobres en estas «décadas de hambre», no fue su «privación inmediata» lo que los llevó a organizarse y a actuar, dice Tholfsen; más bien, su instinto de rebelión se basó en «sólidos cimientos intelectuales» y expresó una «negación de la legitimidad del orden social y político». Tenemos algo similar hoy en día. Sí, el impuesto sobre el combustible de Macron golpeó los bolsillos de la gente; sí, muchos votantes del Brexit son menos ricos que las élites que quieren permanecer en la UE; sí, los jóvenes italianos euroescépticos luchan por encontrar trabajo.

Pero sus revueltas, ya sea en las urnas o en las calles, se ven impulsadas por algo más que una «privación inmediata»: se basan en la negación de la legitimidad del orden político y cultural existente.

© Jack Taylor/Getty Images

© Jack Taylor/Getty Images

El Brexit lo captó: un voto masivo que desafiaba a las clases políticas y expertas que insistían en que la eurotecnocracia era la única forma realista de organizar un continente tan grande y complicado como Europa. Dijimos que no a eso. Pusimos en duda la legitimidad de esta ortodoxia política. Francia también lo capta. Ahí tenemos el surgimiento de un nuevo movimiento contracultural, aunque la cultura que está siendo contrarrestada por los gilets jaunes es la cultura de las nuevas élites, de la propia generación post-1968, de hecho. La nueva cultura del multiculturalismo ideológico, la gobernanza tecnocrática, el elitismo anti-nación-estado, los dictados ambientales, eso es lo los rebeldes franceses están combatiendo ahora, y conscientemente. Algunos incluso portaban pancartas en las que se pedía la creación de una Sexta República: una confrontación explícita con el estilo de gobernanza muy centralizado y debilitante del Parlamento de la Quinta República, y también de la UE, por supuesto.

Así que vivimos, de nuevo, en «décadas de hambre». La gente está hambrienta de cambio, de la alternativa que se nos ha dicho durante 40 años que no existe («No hay alternativa», en las infames palabras de Thatcher). Estos años de hambre, de los cuales el 2018 ha sido el más hambriento hasta ahora, deben ser bienvenidos, celebrados y aprovechados para construir sobre ellos. Es una cuestión abierta en cuanto a quién, si es que hay alguien, dará forma y será líder de esta hambre. La izquierda no puede, porque o bien ha apostado todo por el elitismo de la tecnocracia en decadencia que ve nuestra hambre populista como una nueva forma de fascismo, o bien intenta reducir el populismo a un grito económico, que tiene el terrible efecto de restar importancia, o incluso matar, a su naturaleza cultural mucho más histórica y revolucionaria. Se necesitan nuevas voces. Esta revuelta hambrienta es realmente gente que busca una voz; una voz política y moral. En 2019, las voces surgirán, esperemos, de esta nueva primavera de las naciones.

Brendan O’Neill

Traducción, Sott, fuente: spiked

Comentario: Las revoluciones toman tiempo para formarse, pero parece que ésta ha llegado. Pero, como ha preguntado el autor, ¿quién moldeará y dirigirá la energía acumulada, y con qué fin? Las revoluciones, al menos en los dos últimos siglos, han tendido a descarrilarse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.