El juego de las palabras: el bien es mal y el mal es bien.

“Alucinar” y “cumplimiento” son las palabras que rápidamente me vienen a la mente  cuando me pongo a reflexionar sobre los acontecimientos (tan precipitados) que se están dando en el mundo hoy en día.

Alucino por cómo el “mass media computer” oficial del “New Order” mundial es capaz de darle la vuelta a una situación de denuncia, que es justa y desenmascara la nefasta Ideología de Género. Como la difundida recientemente a través de la publicidad contratada por HazteOir.org, rotulada en un autobús de Madrid (de llamativo color naranja) en el que se podía leer: “Los niños tienen pene y las niñas vulva. Que no te engañen”.

Un mensaje tan simple y certero, de “perro-grullo” como se decía antes, es contra-denunciado por los grupos LGTB de Madrid,  como publicidad transfóbica, violenta, ofensiva y que fomenta el odio y atenta contra la paz social. Y todo el establishment político y social de las comunicaciones (que en un futuro no muy lejano se llamará Ministerio de la Verdad) lo aprueba y obliga a la empresa a terminar con la publicidad rotulada.

Dando así “cumplimiento”  a  ciertas antiguas profecías recogidas en la Biblia que dicen, a modo de resumen, que: “…llegarán días en que los hombres considerarán al Bien como Mal y al Mal como Bien”.

Y esto ya está pasando. Quien diga que la homosexualidad es una aberración de la conducta humana y atenta contra la Ley Natural o la Ley de Dios, se le acusa de homófobo, mala persona y fomento de la división y el odio contra la sociedad. Siendo intolerante y merecedor de un castigo por pensar así y además decirlo públicamente.

Ya lo decía Isaías en 5, 20 (Las Maldiciones): “Ay de los que llaman al mal bien, y al bien mal; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad; que dan amargo por dulce y dulce por amargo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *