Sabiduría y Conocimiento.

Seiralonte, 4 de noviembre 2016.

Hoy en día hay más Conocimiento e Información disponible que en cualquier otra época de la Historia. Sin embargo este Conocimiento es en su mayoría útil y práctico para el desarrollo de la naturaleza humana, diríamos, más “animal”. Pero fútil y casi siempre equívoco de la Verdad que el espíritu humano, en su devenir, necesita encontrar, como “alimento” saludable de su particular existencia.

Según la RAE, la Sabiduría es definida como “el grado más alto del conocimiento”. Pero esta definición no dice mucho más, y tampoco es muy distinta, del simple concepto “conocimiento” como “el saber y entendimiento humano”. Únicamente la define como el conocimiento “más alto”.

Obviamente el “conocimiento científico” es más alto, por ejemplo, que el conocimiento pueril de un niño de 7 años, que apenas si puede alcanzar a comprender la realización de las operaciones aritméticas más simples. Por eso graduamos el “conocimiento” en función de su mayor utilidad, complejidad y/o capacidad para la explicación de una realidad concreta o del Cosmos en general.

Pero hoy en día ya no se habla de la Sabiduría en la Web o en los miles de libros que se publican al día, pues se la considera como un conocimiento imposible de aprehender debido a su condición y esencia inherente atemporal e indemostrable. Incluso se la cataloga como un tipo de conocimiento “antiguo” o irreal.

Para justificar aún más la imposibilidad de alcanzarla como conocimiento verdadero y absoluto, se alude fundamentalmente a una premisa falsa que señala que la Verdad es un concepto relativo, nunca es absoluta. Es decir, que lo que es verdad para un individuo  “puede” no ser la verdad para otro.

Y esto lo hemos asumido, paradójicamente, como una Verdad Absoluta. Es decir, hoy en día se cree que la Verdad es “que no hay Verdad”, que solo hay verdades “relativas” para cada uno. Y que solo existen verdades absolutas en el Conocimiento científico. Siendo estas “verdades” científicas parciales, primero hipótesis científicas que se toman como verdades relativas “válidas” en tanto en cuanto no sean refutadas más adelante por otras hipótesis que se demuestren más plausibles y “aparentemente más verdaderas”,  y que terminen falseando a las anteriores. Por ejemplo la Ley de la Evolución de las especies de Darwin, hipótesis que se considera verdadera pero que como ley científica es indemostrable.

Esta es una de las muchas trampas-premisas que hace desdeñar la posibilidad de acercarse a la Sabiduría. Porque la Sabiduría, además, no “se sabe muy bien qué es y para qué sirve” hoy en día. Pues no se la considera poseedora de verdades absolutas acerca de la Naturaleza, el Universo o el Espíritu, según el conocimiento superior que de ella misma se supone que emana. Pues, a la postre, la Verdad sólo puede ser conocida a través de una creencia muy firme en que si puede ser conocida considerándola como objeto distinto del sujeto observador.

Como psicólogo, investigador y docente universitario, siempre albergué la esperanza de que el conocimiento científico y el no científico, el filosófico o el histórico, debería poder permitirnos llegar a entender cada vez más y mejor, la verdadera naturaleza y esencia del hombre.

Sin embargo, desde hace ya muchos años, de manera inexorable y terca, tengo la punzante consciencia de que cuanto más conocimiento científico, filosófico o psicológico tratemos de atesorar a través de la investigación, las lecturas y la experiencia personal, más confusión y desconocimiento real se tiene acerca de qué o quién es el Ser Humano; por qué existimos como criaturas conscientes de sí mismas; o qué sentido o significado real tiene todo lo creado.

Por otra parte, he tenido la suerte de tener acceso a esa Sabiduría tan denostada hoy en día gracias a mi feliz ingenuidad en la Revelación del Creador a través de la historia del pueblo de Israel, recogida en las Escrituras Inspiradas conocidas como La Biblia.

Ello me ha permitido poder comparar, casi constantemente, los dos tipos de conocimientos que se disputan la atención y la consideración de los hombres. Y  concluir, como tantos otros, que básicamente existen dos tipos de conocimiento: el conocimiento humano, que procede de su propia naturaleza como criatura, que va recopilando información de la realidad y la va transformando poco a poco en conocimiento filosófico, científico, vulgar o simplemente útil y tecnológico. Y el conocimiento del sabio que procede de la experiencia personal (biográfica y natural) que se revela (o no) en el interior de la mente humana, a menudo sin la intervención de la propia voluntad.

La Ciencia nos hace creer que la Vida es resultado de una evolución “natural” producto de la casualidad. En donde cada especie tiene su depredador y enemigo natural. Pero nunca nos enseña quién es nuestro depredador “natural”. Lo cual me hace recordar siempre aquella frase del guión de la famosa película “Sospechosos habituales”, que dice el protagonista al final de la misma: “el mayor éxito del diablo es hacernos creer que no existe”.

Así le es más fácil “cazarnos”…como el león en la espesura de una selva.

Como dice un apóstol (aún vivo) de la fe cristiana, Kiko Argüello, “lo que define claramente al ser cristiano es tener discernimiento”. O lo que es igual, tener a la Sabiduría como compañera y amiga íntima del alma.

Pues en la Sabiduría hay “un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil, ágil, perspicaz, inmaculado, claro, impasible, amante del bien, agudo, libre, bienhechor, filántropo, firme, seguro, sereno, que todo lo puede, todo lo controla y penetra en todos los espíritus, los inteligentes, los puros, los más sutiles. Pues la sabiduría es más móvil que cualquier movimiento y, en virtud de su pureza, atraviesa y penetra todo. Es un soplo del poder de Dios, una emanación pura de la gloria del Omnipotente; por eso, nada contaminado le afecta. Es reflejo de la luz eterna, espejo inmaculado de la actividad de Dios e imagen de su bondad. Aún siendo una sola, todo lo puede; sin cambiar en nada, renueva el universo; y entrando en las almas santas en cada generación hace amigos de Dios y profetas, pues Dios sólo ama a quien convive con la sabiduría. Ella es más bella que el sol y supera a todas las constelaciones; y comparada con la luz, sale ganando, porque la luz deja paso a la noche, pero a la sabiduría no la domina el mal” (Sab 7, 22-30).

Pregón de la Sabiduría.

La sabiduría pregona por las calles,                                                                                en las plazas alza su voz;                                                                                                      grita por encima del tumulto,                                                                                            ante las puertas de la ciudad lanza sus pregones:

“¿Hasta cuándo inexpertos, amaréis la inexperiencia                                               y vosotros, arrogantes, disfrutaréis con la arrogancia                                             y vosotros, necios, odiaréis el saber?                                                                            

Atended a mis advertencias:                                                                                             derramaré mi espíritu para vosotros,                                                                              y os comunicaré mis palabras.                                                                                        

Os llamé y no hicisteis caso,                                                                                               os tendí mi mano y nadie atendió,                                                                                   despreciasteis mis consejos,                                                                                               no aceptasteis mis advertencias.    

También yo me reiré de vuestra desgracia,                                                                me burlaré cuando os invada el terror,                                                                         cuando os llegue, como huracán, el terror,                                                                 cuando os sobrevenga la desgracia como torbellino,                                         cuando os alcancen la angustia y la aflicción.        

Entonces me llamarán y no responderé,                                                                     me buscarán y no me encontrarán.                                                                                 Porque despreciaron el saber y no escogieron el temor de Dios,                      no aceptaron mis consejos,                                                                                                  y despreciaron mis advertencias;                                                                                   comerán el fruto de sus acciones                                                                                        y se saciarán de sus planes.                                                                                                

Su propia rebeldía matará a los simples,                                                                       la despreocupación perderá a los insensatos.                                                         Pero el que me escucha vivirá seguro,                                                                         tranquilo y sin miedo a la desgracia.”

(Proverbios 1, 20-33)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *